Homicidio de Frei Montalva: los asesinos por encargo de la dictadura que mataron al ex Presidente

Desde el equipo médico de la clínica Federico Santa María, el chofer y un agente de la CNI, las condenas van desde los 10 hasta los 3 años. Tres se sindican como coautores, uno como cómplice y dos como encubridores.

Por Gabriel Arce

El primer magnicidio en la historia de Chile se confirmó. La justicia declaró este miércoles como un homicidio simple la muerte del ex presidente Eduardo Frei Montalva.

Así, el juez a cargo, Alejandro Madrid, decretó penas de cárcel para los seis involucrados en la muerte del ex mandatario, que gobernó el país entre 1964 y 1970, y que en la época de su muerte era uno de los puntales de la oposición a la dictadura de Augusto Pinochet.

Los presidios van desde los 10 años a los culpables directos, hasta los 3 años a quienes son apuntados como encubridores de su muerte. Todos ellos, sindicados como los implicados en intervenir cuando Frei Montalva se operó rutinariamente de una hernia umbilical en la clínica Santa María en 1982, intervención que "empeoró" y terminó en su muerte.

Tras las indagatorias, que incluyeron la exhumación del cuerpo del emblema de la Democracia Cristiana, se constató la presencia de agentes químicos tóxicos que detonaron su muerte.

A la fecha son seis los involucrados oficialmente:

Patricio Silva Garín (88): el médico obtuvo la mayor pena. Fue condenado a diez años de presidio mayor en su grado mínimo por ser el autor material del asesinato, previsto y sancionado en el artículo 391 número 2 del Código Penal. Esto, porque su condición lo sindica como el encargado de manipular los tóxicos que se suministraron al ex presidente.

Luis Becerra Arancibia (85): el por entonces chofer de Frei Montalva fue condenado a 7 años de presidio mayor en su grado mínimo como coautor del homicidio. Eso, porque Becerra actuó de informante de la CNI, órgano de la dictadura de Pinochet involucrada en múltiples asesinatos, y fue quien suministró datos claves para perpetrar el crimen.

Raúl Lillo Gutiérrez: ex agente civil de la CNI y con la misión encargada de seguir a Frei Montalva. Lillo, al igual que el chofer Becerra, recibió la pena de siete años de presidio mayor su grado mínimo como coautor del homicidio.

Pedro Valdivia Soto: el también doctor de la clínica Santa María fue condenado a la pena de cinco años de presidio menor en su grado máximo. El médico, al contrario de Silva, no se procesó como autor del homicidio, sino que como cómplice.

Helmar Rosenberg Gómez: el tanatólogo, parte del equipo de Silva y Valdivia, fue condenado a la pena de tres años de presidio menor en su grado medio. ¿Su participación? Encubrir a los autores del asesinato.

Sergio González Bombardiere: al también tanatólogo le recae la misma culpa que a Rosenberg: recibió la pena la pena de tres años de presidio menor en su grado medio por su rol de encubridor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo