Los reyes del verano en las empresas: radiografía a los practicantes en Chile

Cada año, unos 200 mil estudiantes solicitan su práctica profesional en el país. No son muchos los que consiguen continuar en la empresa, y el período de tiempo de la pasantía es la mitad de países como Perú, México y Colombia.

Por Gabriel Arce

Vilipendeados por algunos y caricaturizados por la mayoría. La figura del practicante suscita una especie de personaje en sí mismo, fácilmente identificable en las oficinas y departamentos de las empresas.

Y cobran aún mayor relevancia en ésta época, donde las vacaciones merecidas de los trabajadores de planta hacen que las empresas recurran en masa a los practicantes, que se alzan como los reyes del verano.

La pregunta es, ¿qué se sabe de ellos? bastante menos que lo que se conoce de los empleados por contrato formal. Por lo mismo, la página FirstJob.cl, que se especializa en facilitar las prácticas profesionales el primer empleo de sus usuarios, realizó un estudio para radiografiar a los protagonistas de la oficina en tiempos de veraneo. Por cierto, unas 100 empresas hoy celebran formalmente el "Día del Practicante".

Se estima que en Chile son unos 200 mil los estudiantes que solicitan su práctica cada año. De ese grupo, las que más se requieren son los cupos para trabajos relacionados con la ingeniería civil industrial (15%) y la ingeniería comercial (14%), seguidas, todas con poco menos del 10%, por la tecnología y administración, psicología, periodismo, diseño y contabilidad.

Mario Mora, CEO de FirstJob, estima que su página entrega prácticas a 3.000 estudiantes cada año. Como entendido del tema, explica que muchos de los jóvenes estudiantes que llegan son los propios consumidores de las empresas, hecho que les resulta tremendamente útil. "Les permite tener un acercamiento a los consumidores más jóvenes, las empresas ganan esa mirada y también ganan en innovación", cuenta.

Cuestión de dinero

Eso no quita que sea un buen negocio. Mantener una oficina funcionando con la mitad del personal haciendo la práctica abarata cualquier costo operacional. De hecho, mientras el sueldo promedio de un trabajador con contrato en Chile se estima en 554 mil , la remuneración de los practicantes se ubica en los $180.000, cifra que salió de una encuesta a más de 100 empresas.

Pero claro, aún así siguen habiendo prácticas donde apenas se pactan los conceptos de comida o traslado, o derechamente nada. Los mejores ejemplos son las áreas de salud, derecho y educación, que representan la menor tasa de empleos no remunerados.

En una encuesta a más de 100 empresas, First Job constató que en empresas, las prácticas técnicas en construcción son las peor pagadas ($76.667), mientras las pasantías para carreras profesionales en empresas de consultoría son las mejor posicionadas ($283.750).

La diferencia entre la práctica para profesionales y técnicos fluctúa cerca de un 30%. Un cupo en el retail, por ejemplo, paga unos $164.400 para un empleo profesional y $107.500 para un trabajo técnico. En servicios financieros, en tanto, la diferencia se sitúa entre los $165 mil para técnicos y $202 mil para profesionales.

"Las prácticas están destinadas a cubrir cargos que están vacantes en períodos estivales o en situaciones en que exista una renuncia, por ejemplo, y que todo el proceso de contratación selección, reclutamiento, en ese instante se cubren con esos cargos. Incluso, hay casos en que ciertos giros comerciales o algunas instituciones tienen planes de contingencias que son asociados a una sobrecarga laboral", explica Marcelo Pinto, Marcelo Pinto, psicólogo laboral y consultor del Human Performance Institute (HPI).

Y la pregunta del millón, ¿a cuántos les sirve la práctica para quedarse definitivamente en la empresa? A no ilusionarse, porque la encuesta realizada en 2018 por FirstJob destaca que solo un 15% de los jóvenes consigue seguir como colaborador o contratado tras terminar el período formal de la práctica.

Eso sí, los expertos recalcan que el aprendizaje en habilidades blandas y de herramientas para ingresar a al mercado laboral es la mejor retribución. De todas formas, dice Pinto, "aún existen malas artimañas en los procesos de prácticas, ya que las tareas que se les asignan a los practicantes no son las adecuadas en la formación de un profesional". En términos coloquiales, aún hay jefes que ven a los practicantes como el blanco fácil para solucionar tareas rutinarias, servir el café y hacer mandados.

El tiempo sí importa

En Chile, el promedio de duración de las prácticas profesionales es de 2 a 3 meses, generalmente usando el formato de 260, 340 y 480 horas completadas.

"Acá tenemos los tiempos de práctica más bajos de la región", advierte Mario Mora, Ceo de First Job. De hecho, países del Pacífico como Perú, México y Colombia, doblan al período chileno, con 6 meses destinados para la práctica profesional.

"Si bien la mayoría de las casas de estudio exigen la práctica profesional, todavía en Chile te puedes titular sin tenerla", agrega Mora. "Debería tener mayor relevancia", agrega el psicólogo laboral Marcelo Pinto, agregando que significa un plus en el proceso o el anclaje que existe entre el término de la formación académica y la inserción en el mundo laboral".

Según datos del último año, los alumnos que más solicitaron su práctica profesional vinieron de la Universidad Tecnológica de Chile (Inacap), la U. Técnica Federico Santa María, Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad de Santiago de Chile.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo