Presidente de Haití rompe el silencio ante la ola de protestas que reclaman su renuncia

Rechazó la idea de renunciar o de entregar el poder a un gobierno de transición e hizo un nuevo llamado al diálogo después de ocho días de violentas protestas

Por AP

La capital haitiana aún se encuentra paralizada en medio de una nueva convocatoria a protestas tras las manifestaciones violentas de los últimos días en contra del Gobierno de Jovenel Moïse por la crisis económica que atraviesa el deprimido país caribeño.

Y este jueves, el presidente de Haití rompió el silencio tras la ola de protestas que reclaman su renuncia, las que han dejado al menos nueve muertos.

“No dejaré el país en manos de pandillas armadas y traficantes de drogas“, dijo en la televisión estatal luego de violentos choques entre policías y manifestantes en Puerto Príncipe.

Moïse, que rechazó la idea de renunciar o de entregar el poder a un gobierno de transición, dijo que “ya hemos visto muchos gobiernos de transición que resultaron en una serie de catástrofes y desorden”. E hizo un nuevo llamado al diálogo después de ocho días de violentas protestas.

El Presidente haitiano agradeció el apoyo a la comunidad internacional, y aseguró que está dispuesto a sacar al país adelante.

“Sólo el diálogo puede ayudar al país”, aseguró. Añadió que hay gente que no entiende los procesos democráticos.

El mandatario también pidió a la policía detener a todos los que “están involucrados en el tráfico de drogas y quieren crear terror”.

Haitianos amenazan con protestas pese a anuncio económico

Los manifestantes amenazaron con mantener sus protestas a pesar del esperado anuncio del gobierno de una serie de reformas económicas que declaró el presidente la noche del jueves.

Anunció que el primer ministro Jean-Henry Ceant divulgará las medidas económicas en las próximas horas.

Los manifestantes protestan por la alta inflación y el fracaso del gobierno en enjuiciar a los responsables de un desfalco con dinero del petróleo venezolano subsidiado a Haití.

Los alzados continuaban bloqueando vías el viernes en medio de escasez de alimentos, agua y gas. Permanecían cerradas las escuelas, los negocios y las dependencias públicas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo