¿Por qué los textos escolares son caros en Chile? Editoriales explican con "peras y manzanas" la situación

Dos casas editoriales expusieron su postura ante oficio del Sernac en sendos comunicados remitidos a la redacción de Publimetro

Por Fernando Peñalver

Tras el oficio emitido por el Servicio Nacional del Consumidor (Secnac), dos de las editoriales más importantes de Chile, confirmaron a la opinión pública que siempre han estado dispuestas a ofrecer cualquier clase de datos sobre la información que reciben las familias de los colegios particulares sobre los textos escolares.

"Entendemos que para muchos padres y apoderados, el precio de estos materiales de estudio puede parecerles alto, pero esto tiene una clara explicación que es muy importante entregar: Chile es el único país de Sudamérica en que los textos escolares están sujetos al pago de IVA (19% del precio); Costos de almacenamiento y logística -para llevarlos hasta las librerías- (20% del precio); Margen cobrado por el punto de venta (26% del precio); Costo de impresión por unidad de los textos para los colegios privados quintuplica al de los colegios públicos por el menor volumen de ejemplares que se imprime: entre 5.000 y 10.000 ejemplares por título para los establecimientos privados y sobre 250.000 para el Estado y para los colegios privados, SM desarrolla proyectos educativos que contienen múltiples recursos para optimizar el aprendizaje de los alumnos y la calidad de las clases: capacitaciones, desarrollos digitales, plataforma de comunicación con los alumnos, guías de estudio y un acompañamiento del docente durante el proceso de aplicación" indicó la Fundación SM.

Esa editorial agregó que la vigencia de las ediciones "es de cinco años, en promedio, salvo que haya modificaciones de la malla curricular establecidas por el Ministerio de Educación".

 

Por su parte, Santillana aseguró en un comunicado que "contamos con un Sello de Transparencia que prohíbe explícitamente la entrega de regalos y que busca promover en los colegios la adopción de proyectos y servicios educativos de acuerdo con criterios pedagógicos, principios de integridad y responsabilidad, lo que no deja espacio a ningún tipo de incentivos ajenos al proyecto educativo ofrecido".

Santillana rechazó cualquier práctica que interfiera en la sana competencia de la industria editorial y la transparencia y libertad que los establecimientos necesitan en la elección de sus materiales educativos. "Por ello es que estamos a disposición del Sernac o cualquier otro organismo que nos requiera toda vez que tenemos plena certeza que, en materia de textos escolares, hay espacio para mejorar la competencia, permitir la entrada de más editoriales y, en definitiva, ampliar la cantidad de alternativas disponibles para los apoderados y colegios del país."

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo