Debacle del turismo estival ¿somos “argentino-dependientes”?

Pronunciada caída de visitas desde el otro lado de la cordillera impactó de manera importante al sector y pone en entredicho si se hizo lo suficiente por atraer a turistas de otras partes del mundo, para no estar sujeto a un solo país.

Por Pablo Contreras Pérez

Se ha notado en malls, en las playas y en la ocupación hotelera. Los argentinos se han visto menos durante este verano en el país, pero lo peor para quienes trabajan en la industria turística, es que las cifras lo confirman.

Si en la temporada estival de 2018 llegaron poco más de 1,5 millones de trasandinos a Chile, para este año se han proyectado apenas 977 mil, lo que significa un retroceso de 41%. En el global, según datos de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), la venida de turistas extranjeros a Chile será 20% menor.

Debido al impacto que generó el fenómeno ¿se puede hablar de “argentinodependencia”? La subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett reconoce que es “es un error depender de un sólo mercado, cualquiera sea ese. Prueba de ello, es que hoy la situación económica argentina está impactando en la llegada de turistas trasandinos a nuestro país, sin tener esta caída relación con nuestros destinos, con la oferta turística o con el trabajo que desde la industria nacional se está realizando”.

Pese a que no considera que haya una excesiva ligazón con los viajeros trasandinos, Miguel García, especialista en Turismo y profesor de la Universidad Central, expresa que “si es que hubiese un error, está en no buscar otros mercados locales, regionales”. En ese sentido, critica que esta situación de menos argentinos viajando a Chile “no era inesperada”, pero señala que “no desarrollamos acciones estratégicas más de corto plazo para poder paliar esta falta de demanda”.

Algo contrario sostiene Zalaquett, quien afirma que no es que se haya descuidado la promoción del país en otros países, “creo que más bien no se preveo la posibilidad de una caída tan abrupta (de visitantes argentinos) como la que hemos visto durante el último año”.

Junto con apuntar a la búsqueda de nuevos visitantes de otros países, el académico recalca que es necesario “entender mucho mejor los mercados y estar presente en otros espacios turísticos también con la promoción. Creo que en ese sentido somos un poquito conservadores con las estrategias de promoción”, apunta.

Al respecto, la subsecretaria responde que en el actual Gobierno se decidió un rediseño de la estrategia de promoción internacional, definiendo diez mercados como prioritarios. “En este sentido, estamos realizando una redistribución de los recursos, así como también un mayor énfasis en la digitalización de la promoción que realizamos”, afirma.

Pese a que haga esa labor, tanto desde el Estado como del sector privado, Zalaquett reconoce que es complicado retomar las cifras históricas de visitantes extranjeros -que en 2017 fueron 6,4 millones y 5,7 millones en 2018- con la falta de los vecinos del otro lado de la cordillera. “Es difícil equiparar esta baja en el corto plazo. Nuestra apuesta es ir incrementando de manera consistente en el mediano plazo”, indica la autoridad.

Turismo interno al debe

Pero la estrategia no está solo en atraer más turistas de países como Brasil, EEUU o de la Unión Europea, que por cierto gastan más que los argentinos cuando vienen de vacaciones, sino que la subsecretaria subraya un punto a mejorar aquí mismo: el turismo interno.

Zalaquett añade que, junto con redistribuir los esfuerzos de promoción internacional, también “estamos trabajando por potenciar el turismo interno, dada su relevancia para no depender de otros mercados y también por su contribución en el quiebre de la estacionalidad”.

De hecho, insiste en que los países en los que esta industria turística está consolidada, se sustentan con el turismo interno “y en eso Chile está al debe”. En ese sentido, remarca que se duplicó el presupuesto para promoción nacional “y estamos trabajando para impulsar distintas campañas y acciones que impulsen a cada vez más residentes a viajar por nuestro país (…) Los países con un fuerte turismo interno están mejor preparados para hacer frente a las fluctuaciones de la demanda extranjera”, puntualiza.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo