Ayuda humanitaria a Venezuela: el polémico viaje a Cúcuta que llena de turbulencias a Piñera

Los 102 millones en kits de higiene, alimentos y medicamentos abrieron un sinnúmero de flancos para las críticas hacia La Moneda. La oposición enciende la discusión, mientras Piñera prefiere hacer oídos sordos mientras prepara su arribo a Colombia junto a dos aviones de la Fach.

Por Gabriel Arce

Luego del aguacero que cayó en el norte de Chile y los varios días que el invierno altiplánico sumió en el barro a localidades en Arica, Tarapacá, Antofagasta e Iquique, la contingencia obligó al Presidente Sebastián Piñera a interrumpir sus vacaciones y viajar a la zona. Por eso, el megaincendio en Aysén, que ya lleva más de 15 mil hectáreas destruidas por el fuego, junto con los múltiples focos en La Araucanía, eran una escala cantada del mandatario. Pero no pasó.

La Moneda privilegió viajar a Cúcuta, Colombia. Allí, a pocos metros de la frontera con Venezuela, el mandatario entregará personalmente un paquete de ayuda humanitaria con destino a las personas que sufren precariedades al otro lado de la línea divisoria. Pero esa decisión, tal como lo que curre en el sur, propició un incendio de magnitudes en La Moneda.

Son varias las voces que critican al gobierno por privilegiar un viaje al extranjero por sobre una visita en terreno a las miles de hectáreas de bosque nativo que perecen en Cochrane. El ex ministro de Relaciones Exteriores, Juan Gabriel Valdés, es uno de ellos. El ex canciller lo catalogó como el “acto más populista que ha realizado un Presidente de Chile en la historia del país”, agregando que "Venezuela requiere ayuda, pero no del espectáculo en que se ha transformado la política exterior de Chile".

Igual de incendiario fue el análisis del diputado Gabriel Boric. "es innegable que el tema de la ayuda humanitaria ha sido utilizado por Trump de manera abiertamente intervencionista y sus últimas declaraciones no dejan duda de ello. ¿Piñera? Un show de mal gusto (…) Quienes apuestan por quiebres en el ejército como salida al conflicto, juegan con fuego (y sangre)", escribió en su Twitter.

Daño colateral

¿Dónde se ubica Piñera en todo esto? El líder de La Moneda defiende su decisión a rajatabla, estrategia conjunta con el presidente colombiano Iván Duque como mecanismo de ayuda, primero, y de presión al gobierno de Maduro, también.

En la mañana de este miércoles, justo cuando las críticas de la oposición estaban en su punto más álgido, el Presidente también usó Twitter como vitrina para defender su viaje a Cúcuta. "Uno de los principios más nobles y hermosos de la Política Exterior de Chile es su firme compromiso y defensa de la libertad, democracia y respeto a los derechos humanos. Estos principios deben ser defendidos siempre y no reconocen fronteras. Por eso voy a Cúcuta, a defender la libertad en Venezuela", escribió.

¿Tiene lógica que el Presidente deje tantos flancos abiertos dentro de Chile en pos de viajar a Cúcuta? El cientista político y académico de la Universidad Central, Nicolás Freire, dice que sí. Básicamente, porque los daños colaterales serían menos que los beneficios propios.

"La jugada es de un olfato político tremendo. Hace poco tiempo todos le pegaban al gobierno, incluso los de su sector, como (José) Kast, Manuel José Ossandón y Evópoli. Pero, desde que tomó el tema de Venezuela como una causa propia, ¿se ve alguno de ellos criticando? Esto aglutina sus fuerzas internas. La derecha instaló el cuco de 'Chilezuela' durante las elecciones y ésta acción convence a sus votantes de que hicieron bien", dice Freire.

¿Piñera a lo Bachelet?

Otra de las ideas que ha impulsado fuertemente Piñera es la creación del Prosur, organismo que, según él, supondrá "una mejor coordinación, cooperación e integración regional". El mandatario dice buscar un grupo internacional "libre de ideologías, abierto a todos y 100% comprometido con la democracia y los derechos humanos", explicando, a su vez, que el "Unasur lleva 3 años paralizado y fracasó por exceso de ideologismo".

Según el cientista político Nicolás Freire, esa bandera la levanta porque "ahora hay un panorama regional que giró a la derecha". Eso, porque el Unasur nació al alero del kirchnerismo, el chavismo y gobiernos como el de Michelle Bachelet. En cambio, el panorama sudamericano hoy lo hegemonizan nombres como Mauricio Macri, Jair Bolsonaro, Iván Duque y el propio Piñera.

"El presidente busca un poco hacerlas de la nueva Bachelet, asumir un liderazgo en la región. Y no solo ejercerla, sino que dentro de estructuras amigables, que en este caso son todos los presidentes que también siguen su línea. Hay que recordar que ya hubo una experiencia similar: la Alianza del Pacífico. Si bien fue de coordinación económica, sí le dio a Piñera cierto nivel dentro de países como México, Colombia y Perú", señala Freire.

El paquete de los $102 millones

Sebastián Piñera partirá, según su agenda, a primera hora de mañana con dos aviones de la Fach rumbo a Colombia. Allí se reunirá con el presidente, Iván Duque, que también prepara su propia ayuda humanitaria.

¿Cuánto aportará Chile? Según el decreto oficializado por el Diario Oficial, el paquete chileno llevará kits de higiene y comida, además de varios medicamentos, todo por un monto levemente superior a los $102 millones.

El el detalle destacan artículos de aseo por $17,5 millones, kits de alimentos por casi $33 millones y 10 mil inhaladores de Budesonida, que costaron cerca de 10,3 millones.

Dardos desde Venezuela

Las jugadas de Piñera no dejan indiferentes a las autoridades en la zona de conflicto. El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aprovechó Twitter para ironizar. Según él, Piñera e Iván Duque tienen una "competencia" por demostrar quien rinde mejor pleitesía a Donald Trump, el mandatario de Estados Unidos.

"La competencia por hacerse notar entre Iván Duque y Sebastián Piñera está cerrada. No es una decisión fácil la de su jefe Donald Trump elegir cuál de ellos es su mejor discípulo y subalterno, cuál merece su ascenso y reconocimiento", escribió.

La crítica llega porque ambos presidentes son los que más muestras públicas de apoyo al gobierno paralelo de Juan Guaidó realizan.

Mientras tanto Maduro…

El vendaval contra el oficialismo venezolano sigue viento en popa. ayer por la mañana, la autoridad de Venezuela en Costa Rica, y designada por Guaidó, María Faría, tomó control de la embajada.  en un nuevo golpe al régimen de Nicolás Maduro.

A través de un comunicado, que significa otro duro puñetazo a la integridad política del sucesor de Hugo Chávez, el nuevo equipo que se apropió de la embajada informó que los funcionarios del gobierno fueron cesados de sus funciones y que se hizo la toma de control "para avanzar con el proceso de transición".

Recordar que a principios de febrero el gobierno de Costa Rica reconoció oficialmente a Faría como diplomática de Venezuela en el país.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo