Al carajo el descanso: 40% de los trabajadores sufre de estrés postvacacional

Comenzar a regular los horarios desde antes y realizar algunas actividades extraprogramáticas al regreso del trabajo ayuda, según los expertos.

Por Publimetro

A pesar de que el fin último de las vacaciones es distraerse, desconectarse del trabajo y realizar actividades que durante el año no se pueden llevar a cabo por falta de tiempo u otras razones, parece inevitable para muchos sufrir más de lo debido con el regreso a la dura realidad.

Y es que según proyecciones de la multinacional de recursos humanos Randstad, es común que alrededor de 40% de los trabajadores sufra estrés postvacacional y que la mayoría manifieste algún tipo de trastorno emocional después de volver a la oficina.

Pese a alto de la cifra, igualmente no parece tan elevada si consideramos que a los chilenos les cuesta bastante desligarse completamente de los temas relacionados con la oficina y tomar un verdadero descanso, ya que de acuerdo al estudio “Tendencias del mercado laboral” de la misma consultora, 78% de los encuestados señala que sigue atendiendo responsabilidades laborales durante sus vacaciones, es decir, no logra desconectarse completamente del trabajo.

Daniela Luna, sicóloga y consultora de Randstad, señala que este tipo de estrés tiene que ver con el proceso que la persona debe enfrentar tras las vacaciones, el que implica volver a las obligaciones, retomar la presión por el cumplimiento de objetivos, enfrentar un nuevo año de trabajo, sumado a la necesidad de readaptarse rápidamente al ritmo que demanda la oficina. “Durante el periodo de descanso, la rutina que rige nuestro día a día suele relajarse, es decir, hay más tiempo para compartir con la familia y amigos, para divertirse y para hacer cosas que generalmente, cuando estamos trabajando, son más difíciles de realizar. Por esto, pensar en volver a los hábitos normales implica un sobreesfuerzo físico, intelectual y/o una tensión emocional para la mayoría de las personas".

¿Cómo se manifiesta este fenómeno? "Con síntomas como insomnio, dolores de cabeza, alteraciones en el apetito o desmotivación, así como irritabilidad e incluso tristeza en algunos casos, lo que puede generar roces con el equipo de trabajo o afectar el ambiente laboral. Sin embargo, estas reacciones son normales y más del 50% de las personas que sufre estrés postvacacional, logra recuperarse después de la primera semana de trabajo”, afirma la especialista.

En este sentido, la ejecutiva hace hincapié en que es importante que lo competitivo del mercado laboral chileno no sea un impedimento para que los trabajadores sientan total tranquilidad de desconectarse durante las vacaciones y que las responsabilidades que deben enfrentar a lo largo del año pasen a un segundo plano mientras descansan. “Esto les permitirá tener un retorno mucho más optimista, enfrentar de mejor forma las obligaciones que dejaron stand by e, incluso, proponer ideas innovadoras para alcanzar los objetivos del equipo".

Cómo enfrentarlo y no sufrirlo

En este sentido, y para evitar el estrés postvacacional e iniciar y terminar las vacaciones con la tranquilidad necesaria, el gerente general de Laborum.com, Sebastián Echeverría, subraya que “es fundamental que las personas al momento de regresar de sus vacaciones, puedan incorporarse a sus actividades, de manera paulatina, para lograr una adaptación lo más progresiva posible. Además, creemos que es fundamental que las personas puedan mantener actividades extraprogramáticas e incorporar  tiempos de ocio, para evitar que las actividades laborales irrumpan de manera abrupta y el cambio de realidad resulte tortuoso”.

Junto con ello, desde esta plataforma entregan algunos consejos para retomar las actividades cotidianas y así evitar este síndrome:

  1. Descanso consciente: Antes de volver a la oficina, es bueno tomarse un tiempo de descanso real, bajando el nivel de actividades, para que sea más fácil conciliar el sueño y retomar las labores. No es recomendable volver de las vacaciones justo el día anterior de entrar al trabajo, sino que varios días antes (al menos tres o cuatro).

  1. Retomar la rutina con calma: Es recomendable utilizar la primera semana de vuelta a la oficina para ponernos al día y establecer un orden de prioridades en los pendientes, así podrás darle respuesta a cada uno. Junto con esto, podrían comenzar a trabajar en una planificación anual, lo que permite mantener un orden y evitar el estrés en los próximos meses.

  1. Adaptar los horarios: Por lo general, cuando se está en periodo de vacaciones, las personas suelen mantener un ritmo mucho más rápido y exigente, realizando varias actividades durante el día y la noche. Lo recomendable es comenzar a habituarse de forma suave y progresiva. Por ejemplo: podemos ir adelantando poco a poco la hora de acostarnos y levantarnos, incluso, a la hora una semana antes del regreso al trabajo a la misma hora que solemos hacerlo para ir a trabajar.

  1. Realizar actividades: Siempre es importante tratar de realizar panoramas extras a las tareas de la oficina. Con esto nos referimos cursos, actividades deportivas o salidas con compañeros que puedan ayudar a mantener una desconexión de las tareas laborales.

  1. Anticipar el regreso a la oficina: Por último, y un punto no menor, es evitar el estrés de autopistas congestionadas, punto que podría provocar un estrés prolongado, por lo que es mejor planificar con tiempo  y anticiparse a retornos masivos que pudieran fomentar tensión y cansancio.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo