Así desaparecen 800 mil millones de litros de agua en dos segundos: el impactante time lapse de la NASA que muestra la sequía extrema en Australia

En dos años, los seis lagos perdieron cerca de 800 mil millones de litros de agua.

Por Nathaly Lepe

En mayo del 2018 las imágenes de la laguna de Aculeo seca, impactaron a los chilenos y se transformaron en una señal de alerta de cómo el uso indiscriminado de agua, combinado con los efectos del cambio climático están afectando a nuestro planeta.

Un efecto similar es el que produjo el registro captado por la NASA a través de sus satélites, de una serie de lagos en Australia, los que en dos años simplemente desaparecieron.

Según se puede ver en la animación compartida por la agencia espacial estadounidense, en diciembre de 2016, los Lagos Menindee de Nueva Gales del Sur estaban casi llenos de agua. Más de dos años después, estos lagos australianos están casi desecados.

Las imágenes de satélite muestran la disminución de los niveles de agua de los lagos Menindee, una cadena de lagos de agua dulce ubicada a 110 kilómetros al sureste de la localidad australiana de Broken Hill.

El informe detalla que "las depresiones naturales poco profundas fueron desarrolladas para el almacenamiento de agua por el gobierno australiano para administrar los flujos de los ríos".

Y que de acuerdo a la comparación de las fotografías capturadas por el por el Operational Land Imager en Landsat 8 el 27 de enero de 2017, el 15 de febrero de 2018 y el 2 de febrero de 2019, el cambio es impresionante.

400 gigalitros 

La explicación dada por la NASA de este cambio considera el cambio de la fluctuación en los niveles de agua por medio de la evaporación y el desvío de caudales que se realiza para aprovechar el agua.

Sin embargo, en el curso de estos dos años, la evaporación se ha traducido en una pérdida de 400 gigalitros por año -es decir 400 mil millones de litros- sumados a las sequías y temperaturas extremas registradas en la zona de Nueva Gales Sur.

 

"Los últimos años han traído sequías excepcionales a la zona. Nueva Gales del Sur ha enfrentado temperaturas extremadamente altas y bajas precipitaciones, causando una de las peores sequías jamás registradas. El río Lower-Darling ha estado experimentando "entradas extremadamente bajas" de agua desde los lagos Menindee desde agosto de 2018. A partir del 18 de febrero de 2019, el nivel de almacenamiento del Darling inferior era del 1 por ciento", acota el documento de la NASA.

"Las preocupaciones del público aumentaron drásticamente cuando se encontraron millones de peces flotando boca abajo a lo largo del río Darling en tres ocasiones distintas en enero de 2019", agrega. 

Aunque la comunidad científica no ha dado su veredicto final, lo cierto es que el cambio es impactante y los lagos sin agua sin una  consecuencia de la forma en que se maneja el agua que acumulaban hasta hace un par de años, el calentamiento global y la sequía extrema.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo