Mató y agredió sexualmente a una niña de 8 años, en la prisión fue asesinado por su compañero de celda y se llevó a la tumba un terrible secreto

El cuerpo de la pequeña no ha sido localizado.

Por Camilo Henríquez

El año 1997, Kirsten Hatfield de apenas 8 años fue secuestrada desde la casa en que vivía junto a sus padres en Midwest City en Oklahoma.

A pesar de una ardua búsqueda, la menor nunca fue encontrada y tampoco la policía logró dar con un culpable, pero una esperanza se abrió para su familia en 2015.

Nuevas pruebas de ADN a sangre hallada en la ropa interior de la niña y en la ventana por donde escapó el secuestrador conectaron a Anthony Palma con el hecho, señala Newsweek.

El sujeto vivía en el mismo barrio de Kirsten y apenas dos viviendas más allá, y en un juicio que se extendió hasta 2017, Palma fue encontrado culpable y condenado a cadena perpetua por asesinato en primer grado, secuestro y agresión sexual, pero nunca reveló dónde estaban los restos de la pequeña.

La policía estaba haciendo esfuerzos para que el hombre de 59 años por fin dijera la ubicación del cuerpo para llevarle tranquilidad a la familia, pero el sujeto se llevó el secreto a la tumba.

El Departamento de Correccionales de Oklahoma confirmó que Palma murió estrangulado hasta la muerte en manos de su compañero de celda Raymond Pillado, que también cumplía cadena perpetua por asesinato.

“No hemos cerrado este caso y es posible que nunca lo hagamos porque queríamos encontrar su cuerpo y llevarla a casa”, reconoció el jefe de la policía de Midwest City Brandon Clabes, indica New York Post.

"Ciertamente no estamos fomentando actos violentos en la penitenciaría, pero algunas personas dirán que se hizo justicia”, agregó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo