Masacre en Nueva Zelanda: ¿Cuáles son las probabilidades de que Chile sufra un atentado de este tipo?

Tras los hechos ocurridos en Nueva Zelanda analizamos los factores que pueden llevar a una persona a perder el control y cometer un crimen de este tipo. Diversos trastornos mentales podrían estar relacionados y las cifras en nuestro país no son alentadoras.

Por Consuelo Rehbein

 

Un terrible atentado ocurrió en Nueva Zelanda la semana pasada. Cerca de 50 personas fallecidas, similar cantidad de heridos y el terror esparcido por todo el mundo. Tres hombres y una mujer fueron arrestados como presuntos terroristas.

El mundo pudo ver el atentado a través de Facebook: Brenton Tarrant, reconocido como supremacista blanco, originario de Australia, transmitió por 17 minutos la brutal matanza con una cámara de acción.

Trastornos psiquiátricos no controlados

sad Getty

¿Qué puede llevar a una persona de 28 años a cometer un acto tan violento? ¿Qué puede llevar a un grupo de jóvenes a organizarse para una masacre de tal magnitud?

Según Sofía Fiedler, psicóloga de la Universidad del Pacífico "los actos de violencia extrema suelen estar relacionados con trastornos de salud mental no tratados, los que pueden ser agrabados en los casos que se está influenciado por ideologías que promueven la violencia".

"Es así como hemos podido ver ataques a la comunidad LGBTI, a migrantes o a personas que simplemente el sujeto etiqueta como diferentes a él", añadió.

Ideologías de discriminación

En esta línea, Nicole Tornel, socióloga de la Universidad Central y del Centro de Terapia Integral, indicó a Publimetro que "la historia es cíclica, y en los últimos hechos de violencia a nivel mundial, hemos visto como ideologías de discriminación racial se han ido instalando poco a poco".

gay Getty

La especialista añadió que estos fenómenos, muchas veces acompañados de trastornos psiquiátricos como la bipolaridad, ven en la violencia una vía de escape.

En Nueva Zelanda 1 de cada 3 personas sufre algún trastorno mental. También en Chile. De hecho, en nuestro país se calcula que solo el 20% de las personas que tienen necesidad de tratar algún trastorno, lo hacen. En Nueva Zelanda el porcentaje es de un 15%.

Trastornos y traumas detonadores

Según un estudio publicado en Journal of Mental Health, los trastornos que mayormente pueden relacionarse con actos de violencia, si no son tratados son: la bipolaridad, la esquizofrenia, el estado depresivo agitado e incluso determinados trastornos de conducta en la infancia.

Desde este punto de vista, en Nueva Zelanda también presentan altos índices bullying y violencia doméstica, que pueden ser detonadores. Es por eso que los planes de mejoras de salud mental alrededor del mundo, y también en Chile, buscan mejorar no solo los tratamientos, sino que también los ambientes de convivencia cotidiana.

Redes sociales como punto de encuentro

redes Getty

Lamentablemente las cifras de salud en nuestro país no son de las mejores. Tenemos la segunda tasa más alta de suicidios de los países de la OCDE, acción fatal que puede verse impulsada por altos índices de depresión y otros.

Fiedler añadió que "en una era de redes sociales, puede ocurrir que personas que tienen reprimidos esos impulsos de violencia se reúnan con personas que poseen alguna figura de odio en común".

"El riesgo, es que al reunirse en torno de una ideología basada en odio, esas expresiones de violencia podrían salirse de control y llevarnos a actos deplorables", añadió.

Más vale prevenir 

¿Se podría dar en Chile? Fiedler destaca en ese sentido las torturas a personas LGBTI, que si bien no han sido atentados masivos, han involucrado quemarlos con agua hirviendo, golpearlos en extremo y otras torturas. El mayor control de armas, existente en nuestro país, también podría estarnos protegiendo de estos ataques.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo