Suicidios en espacios públicos: expertos dan cuenta del nuevo fenómeno que se hace visible en Santiago

Psicólogos dan cuenta de la poca empatía ciudadana y cómo estos actos podrían ser una crítica implícita hacia la sociedad.

Por Gabriel Arce

La salud física en Chile parece no ir de la mano con la salud mental. Mientras el país se encumbra como la nación con mayor esperanza de vida en Latinoamérica, superando los 80 años, se convierte a su vez en una de las naciones con mayor tasa de suicidios de todo el planeta. Y en el último tiempo se suma un nuevo fenómeno: la tendencia de quienes se quitan la vida en espacios públicos.

Sucedió en la tarde del pasado domingo, así como el 18 de marzo, donde hubo tres casos en menos de 24 horas de personas que escogieron lanzarse a las vías de Metro para poner fin a sus vidas. ¿Qué los lleva a tomar esa decisión? Expertos dan cuenta de que una crítica dirigida a la sociedad y el ver al medio de transporte como un reflejo del estrés diario, serían parte de los motivos.

La OMS estima que la tasa de suicidios en Chile es de 10,6 por cada 100 mil habitantes, la segunda más alta dentro de los países Ocde. La PDI solamente concurrió a 1368 suicidios en 2017, siendo al menos 500 de ellos en la Región Metropolitana.

El castigo

Gonzalo Ulloa, psicólogo de la PDI, señala que las causas son múltiples. "En términos generales,  ese tipo de suicidio podría tener arraigada una conducta más exhibicionista e histriónica", puesto que buscarían "ver representada su acción frente a un gran número de personas". En ese sentido, agrega, el "castigar al resto" podría ser un componente dentro de la ecuación.

Ricardo Bascuñán, psicólogo de la U. Central, afirma que también puede estar asociado a métodos de violencia. Es decir, buscar finales más trágicos en contraste a lo que sería un cóctel de pastillas o los métodos más clásicos a puertas cerradas. "Otro factor es la impulsividad, una acción mucho menos premeditada que la convencional", sostiene.

Eso sí, el experto agrega que "los suicidios también pueden ser dedicados. En este caso, las personas pueden cometer estas acciones para hacer notar lo mal que como sociedad estamos funcionando. Y el ejemplo llega de inmediato, con personas que en redes sociales critican que llegarán atrasadas porque alguien se arrojó a las líneas del metro y no sopesan que se trata de una vida que se acaba de extinguir", dice.

A pesar de que no existen cifras oficiales sobre suicidios en espacios públicos, Ulloa de la PDI señala que "desde el punto de vista cualitativo, sí hemos notado un aumento de estos, que vienen de la mano con el crecimiento de los suicidios en la adolescencia".

Joanna Pincetti, sicóloga Clínica MEDS, dice que lanzarse de un edificio o a las vías del Metro, "podrían ser algo que las personas tienen a la mano y que lo representan en su estrés propio", aunque, aclara, no hay estadísticas que señalen que el espacio físico esté ligado al método del suicidio.

Ante estos motivos, afirma Bascuñán, urge apurar una nueva Ley de Salud Mental. "Lo importante es que vea esto como un problema que no solo involucra al individuo, sino que también a la presión que ejerce su trabajo, su calidad de vida, el poco tiempo de ocio, y la falta de empatía de la sociedad, entre otras cosas".

Eso, porque según la realidad estadística chilena, agregan los expertos, por cada persona que se lanzó a las vías, al menos cuatro estarían al borde de la línea amarilla pensando día a día en hacer lo mismo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo