Reino Unido: primera ministra Theresa May ofrece su renuncia a cambio de lograr aprobación del Brexit

El anuncio de May se dio en momentos en que los legisladores sostuvieron una serie de votaciones inconclusas sobre las alternativas al acuerdo.

Por AP

La primera ministra británica Theresa May ofreció el miércoles su renuncia a cambio de su acuerdo para el Brexit, diciendo a colegas que ella dejaría el cargo en las próximas semanas si su propuesta era aprobada y Gran Bretaña abandonaba la Unión Europea.

La espectacular concesión de May de que “existe el deseo de un nuevo planteamiento y un nuevo liderazgo” fue un intento desesperado de persuadir a la suficiente cantidad de colegas renuentes para que aprobaran su acuerdo de divorcio de la UE, mismo que ya fue rechazado en dos ocasiones.

Al parecer, podría no ser suficiente, luego que un crucial partido de Irlanda del Norte indicó que no respaldaría el pacto.

El anuncio de May se dio en momentos en que los legisladores sostuvieron una serie de votaciones inconclusas sobre las alternativas a su impopular acuerdo. Fue el primer paso en un intento del Parlamento por romper el estancamiento del Brexit y evitar que el país abandone el bloque europeo en unas cuantas semanas sin tener un plan.

May ha enfrentado una creciente presión para renunciar de parte de los miembros a favor del Brexit dentro de su propio partido. Varios simpatizantes de la separación británica la acusan de negociar un mal acuerdo de divorcio que deja al Reino Unido demasiado vinculado al bloque después de la partida.

Varios parlamentarios han dicho que respaldarían un acuerdo de divorcio si es que un nuevo líder asume el control de la siguiente etapa de negociaciones, que determinarán las futuras relaciones británicas con la Unión Europea.

En una concurrida reunión de legisladores Conservadores, May finalmente concedió que tendría que dejar el cargo, aunque no estableció una fecha de salida.

“Estoy preparada para dejar este trabajo antes de lo que había previsto con tal de hacer lo que es correcto para nuestro país y nuestro partido”, dijo, según una transcripción difundida por su oficina.

El legislador Jacob Rees-Mogg, quien está en contra de la Unión Europea y que ha tenido enfrentamientos con May durante todo el proceso, señaló que la premier fue “muy clara” de que si Gran Bretaña se separa de la UE tal como está previsto el 22 de mayo, ella renunciará poco después.

Señaló que May ha quedado “muy dignificada”.

“Presentó muy bien sus argumentos, y reiteró que ya hizo su labor”, declaró.

No queda claro si la oferta de May para renunciar a su cargo sería suficiente para obtener el respaldo necesario para su acuerdo, que fue derrotado por 230 votos en enero y por 149 a inicios de este mes.

Boris Johnson, uno de los simpatizantes del Brexit más reconocidos, anunció poco después del comunicado de May que respaldaría el acuerdo, al que se había referido en otras ocasiones como una “humillación”. Johnson es uno de los posibles contendientes para reemplazar a May como premier.

Pero otros legisladores de línea dura señalaron que mantendrían su rechazo al pacto, y el pequeño pero influyente Partido Unionista Democrático (DUP por sus iniciales en inglés) se rehusó a ceder en su oposición al acuerdo.

El apoyo del DUP era considerado vital para persuadir a otros simpatizantes del Brexit a respaldar el acuerdo. Pero el incondicional partido probritánico teme que la cláusula diseñada para mantener una frontera abierta entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, perteneciente al Reino Unido, debilite los vínculos entre Irlanda del Norte y el resto de Gran Bretaña después del Brexit.

“No podemos aprobar algo que perjudicaría la Unión”, dijo la líder del DUP, Arlene Foster, en declaraciones a Sky News.

A la pregunta de si en contraste el partido podría abstenerse, el legislador del DUP, Nigel Dodds, tuiteó: “El DUP no se abstiene en temas sobre la Unión”.

Hace dos años, Gran Bretaña puso en marcha la cuenta regresiva de su salida de la UE que concluye el viernes 29 de marzo de 2019. Debido al acercamiento de esa fecha y la ausencia de un acuerdo para el Brexit aprobado por Gran Bretaña, la UE concedió un aplazamiento la semana pasada. La UE señaló que si el Parlamento aprueba la propuesta del acuerdo de divorcio esta semana, Gran Bretaña saldrá de la UE el 22 de mayo. Si no es el caso, el gobierno tiene hasta el 12 de abril para indicar cuáles son sus planes a los 27 países restantes de la UE: marcharse sin un acuerdo, cancelar el Brexit o proponer una opción radicalmente nueva.

Mientras May se aferra a su Plan A —conseguir la aprobación para su acuerdo— los legisladores se adueñaron esta semana del temario legislativo y decidieron debatir y someter a votación el miércoles una gama de alternativas para el Brexit.

Los resultados ponen de relieve las divisiones en el Parlamento y el país sobre el Brexit. Ninguno de los ocho planes logró la mayoría de los votos. Las más aceptadas fueron una propuesta para mantener una unión aduanera con el bloque, pero no avanzó por votación de 272-264, y otra iniciativa para que se lleve a referendo público cualquier acuerdo de divorcio, que tampoco pasó por 295-268. Ambas ideas recibieron más apoyo que los 242 votos obtenidos por el acuerdo de May a principios de este mes.

Una propuesta para dejar la UE sin un acuerdo tuvo 160 votos a favor y 400 en contra.

El plan es que las propuestas más aceptadas sean sometidas el lunes a una segunda votación a fin de encontrar una alternativa que logre una mayoría calificada. El Parlamento ordenará después al gobierno que lo negocie con la UE.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo