Contaminación acústica: tres soluciones para evitar el molesto ruido de la ciudad

Según estudios recientes Santiago, Las Condes y Ñuñoa son las comunas que concentran las avenidas más ruidosas.

Por Consuelo Rehbein

La contaminación acústica hoy en día es un problema creciente en las grandes ciudades y es una de las causas más importantes del estrés y cansancio mental. El ruido excesivo nos afecta tanto en el trabajo como en el hogar, e incluso puede perturbar nuestros momentos de descanso.

Por eso es imprescindible la búsqueda de una solución que permita resolver este mal en edificios residenciales, comerciales e institucionales, como también en viviendas.

Modificación de paredes

Desde el mundo de la construcción hay cuatro medidas que se pueden tomar, haciendo ciertas modificaciones a tu hogar. La primera de ella, es revisando el grosor de tus paredes. Si son muy delgadas, está la alternativa de reforzarlas con paredes falsas. Eso si, diminuirá un poco el espacio útil por metro cuadrado.

Este trabajo generalmente se realiza con listones de madera. Al lado de ellos, se pone algún material aislante (hay espumas especializadas que aíslan el ruido). Sobre esto, se vuelve a poner una capa que será la pared definitiva (madera, hormigón u otro).

Sellado de puertas y ventanas

Si las paredes de tu casa o departamento son gruesas, pero aún así crees que te llega el ruido de la calle de forma molesta, sería importante realizar una revisión al sellado de tus puertas y ventanas. A veces, aunque sea un espacio pequeño, el ruido ingresa al hogar a través de esos espacios.

Un efecto similar a lo que pasa con el viento. Para evitar esta situación, es importante revisar que los rieles de tus ventanales funcionen de manera correcta. Si aún así quedan espacios, puedes instalar cintas de fibra para que no queden espacios. Lo mismo se puede realizar en las puertas.

Vidrios aislantes

Si pese a cerrar las filtraciones de tus ventanales, sientes que el ruido se siente fuerte en casa, puede ser que tus vidrios sean muy delgados. Pero hoy existen vidrios especializados que permiten aislar el ruido, independiente del grosor.

"El termopanel Blindex Acústico está fabricado a partir de un vidrio común y un vidrio laminado Blindex acústico, este último está compuesto por dos caras de cristal, las cuales han sido unidas entre sí bajo calor y presión, a través de una interlámina incolora, blanda y elástica de muy poco espesor", explicó Gonzalo Acevedo de Vidrios Lirquén.

"Esta interlámina ha sido especialmente desarrollada con tecnología de última generación para brindar una reducción significativa del ruido a través del cristal y su composición logra atenuar principalmente ruidos de frecuencias bajas, como lo es el ruido del tráfico. Ahora con un cristal mas delgado y liviano se puede lograr un eficaz control acústico” agregó el gerente comercial de dicha empresa.

Adicionalmente, este tipo de vidrios ofrece beneficios de seguridad: permiten un quiebre seguro, al no desprenderse el cristal roto de la interlámina (la lamina que está en medio de los dos vidrio); entregan un 99,6% de protección contra los rayos UV y son prácticamente intraspasable ante intentos de ingresos no deseados.

Factor suelo

Puede sonar extraño, pero en ocasiones el ruido molesto puede provenir desde el departamento de algún vecino. Si es del departamento de abajo, mejorar el suelo de tu departamento puede ser una buena alternativa. Los materiales relacionados con fibras (como las alfombras) pueden ser excelentes aislantes.

Mientras más gruesa sea la capa de piso, más se aislarán los ruidos. En este sentido, la instalación de una alfombra gruesa puede ser una gran alternativa. A la vez funcionará como aislante térmico, algo importante a medida que se acerca el invierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo