Inéditos tres años de cárcel: vietnamita se declara culpable por asesinato del hermano de Kim Jong-un

Fue condenada a más de tres años de prisión.

Por Agencias

Era una mañana común y corriente en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur. Aquel día, el medio hermano de  Kim Jong-un  paseaba con una mochila colgada al hombro. En medio de su travesía, una mujer se le acercó para limpiar una “sustancia aceitosa” en su rostro.

Tras ello otra mujer repitió el patrón, cubriendo los ojos del norcoreano con las manos para luego deslizarlas por su boca. Se mostró exaltada, se disculpó y se alejó del lugar.

No pasaron 20 minutos y el único posible heredero del régimen norcoreano murió en el lugar. ¿La causa? dicha sustancia correspondía a una de las armas químicas más letales del mundo: el agente nervioso VX.

Kim Jong-nam tenía 45 años y estaba exiliado en China tras huir de Corea del Norte en 2011, precisamente, cuando asumió Kim Jong-un como mandatario.

Y es que las relaciones familiares estaban tensas. En 2001 fue arrestado por intentar ingresar a Japón luego de su visita a Disneyland Tokio. Tiempo después habló públicamente sobre una posible reforma política y económica de Corea del Norte.

En 2010 y 2012 sufrió intentos de homicidios, lo que finalmente se logró llevar a cabo el 13 de febrero de 2017.

Los asesinos de Kim Jong-nam

Este lunes  un juez en Malasia condenó a más de tres años de cárcel a la vietnamita Doan Thi Huong, quien se salvó de la pena de muerte, típica en estos casos.

Esto se debió a que aceptó una acusación menor por “causar daño con un arma peligrosa”, lo que se tradujo en tres años y cuatro meses de cárcel.

En este sentido, el juez indicó que la mujer fue “muy afortunada hoy, porque a partir del cargo original de asesinato, que conlleva una sentencia de muerte obligatoria, el fiscal ha ofrecido un cargo menor de causar daño voluntariamente con VX" y le deseó “todo lo mejor”.

Por su parte, Huong se puso de pie mientras recibía su sentencia y con la ayuda de un traductor, le agradeció al juez. También aprovechó de darle las gracias a la fiscalía, y a los gobiernos de Malasia y Vietnam.

Luego de ello, señaló estar contenta con la condena, y que cuando esta acabe, pretende convertirse en cantante y actriz.

Dado el tiempo que lleva tras las rejas, su abogado, Hisyam Teh Poh Teik, expresó confianza en que la procesada quede en libertad durante la primera semana de mayo, pues a esto se suma la reducción de su pena por buena conducta.

El embajador de Vietnam en Malasia, Le Quy Qunhyh, estuvo presente en la audiencia donde expresó su alegría por su pronta libertad y enfatizó en que "ella es víctima al igual que la indonesia Siti Aisyah”.

Aisyah fue la otra implicada en este caso. A mediados de marzo fue excarcelada debido a que se desechó la imputación de homicidio en su contra.

Ambas mujeres coincidieron en que habían sido contratadas por unos hombres –  Ri Ji-hyon, Hong Song-hac, O Jong-gil y Ri Jae-nam- para participar en un programa televisivo que le hace bromas a la gente. Los cuatro norcoreanos huyeron del país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo