Viajar en avión: cómo no gastar de más en equipaje

Con la consolidación del modelo low cost para los vuelos en Chile, la maleta hace un diferencia no menor a la hora de realmente poder viajar de manera económica.

Por Pablo Contreras Pérez

Un total de 24.534.323. Ese fue el número de pasajeros que viajaron en avión, tanto en vuelos nacionales e internacionales, durante 2018. Y gran responsable de este boom por volar es el modelo de aerolíneas de bajo costo que se instaló en Chile. La última en instalarse fue Level, la primera de su tipo en viajes de largo alcance, al conectar Santiago con Barcelona.

Un cambio en la estructura de los precios de los tickets aéreos que, como todo en la vida, no es gratis. Y es que las compañías comenzaron a cobrar por la comida a bordo y por las maletas, este último ítem crucial en el que hay que fijarse a la hora de comprar el pasaje.

Un tipo de equipaje que se puede llevar en cabina, fijarse en el tamaño y qué le echamos adentro para que cumpla con la exigencia del peso máximo son detalles que no se nos pueden pasar. “Siempre va a ser más conveniente viajar con poco equipaje y llevarlo arriba del avión”, remarca Dirk Zandee, country manager Región Andina de Despegar.com

Pero ¿hay diferencias a considerar si se viaja dentro de Chile o al extranjero en este punto? Según el ejecutivo, éstas tienen políticas similares entre vuelos nacionales y los que van por Sudamérica, en países limítrofes.

En dónde sí hay diferencias es por destino, por ejemplo, una de las aerolíneas low cost que opera en el país cobra 10.990 pesos por un maleta de bodega de 23 kilos en vuelos dentro del país, pero para Buenos Aires, el costo se eleva a $11.990, $12.990 a Lima y a Río de Jainero se suman $2 mil más.

Si lo comparamos con aerolíneas low cost en otras partes del mundo, el costo es algo más elevado. Según Zandee, en España, por ejemplo, una low cost en un vuelo nacional cobra $7.500 por maleta.

El ejecutivo añade que en otros casos, la maleta sigue siendo incluida, principalmente, en vuelos que sean de larga distancia. “No así Europa, que al entrar una low cost, las demás, para competir en precio, tampoco incluyen maletas y hay que comprar aparte”, subraya.

Consejos para ahorrar

Con todos estos costos asociados, el destino ya no puede ser lo único a considerar a la hora de comprar el ticket para ese ansiado descanso.

Porque aun sin equipaje en la bodega, se debe considerar la duración del viaje, porque el modelo low cost está llevando a las empresas, incluso, a no pasar ese bolso de mano de manera gratuita.

“Hoy día ya algunas aerolíneas low cost están cobrando por el equipaje de mano que viaja en los compartimientos superiores. Es decir que, para un viaje corto, es importante tratar de llevar una mochila con lo justo”, recomienda Alex Pascual, product manager de Vacacional de Atrápalo Chile.

A su vez, el ejecutivo de Despegar, subraya que las líneas aéreas tienen diferentes tarifas que incluyen o no la maleta, por lo que “en algunos casos, conviene comprar la tarifa completa, en vez de comprarlo por separado, pero es variable”.

Pascual también hace hincapié en que hay que escoger el momento preciso si es que se va a agregar el equipaje, siendo más conveniente hacer al momento de adquirir el ticket. “En un vuelo nacional promedio, el precio de hacerlo al principio hasta en el aeropuerto, puede variar entre $ 7.000 hasta los $ 30.000 por equipaje”, afirma.

Finalmente Zandee da otras dos claves: una es pagar por una maleta grande, pero para compartirla en caso de viajar acompañado. Lo otro es fijarse si la tarjeta de crédito da algún beneficio en este aspecto. “Hay muchos bancos que tienen convenios con líneas aéreas y beneficios para sus clientes, dentro de los cuales puedes optar a una maleta”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo