Para comer huevitos de chocolate y no morir en el intento

Pese a lo entretenido que puede ser buscar los huevitos y después comerlos, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para promover su consumo mesurado, sobre todo teniendo en cuenta el perfil epidemiológico nutricional de los niños chilenos, muchos de los cuales presenta sobrepeso u obesidad.

Por Mauro Vidal

En forma de huevo, conejo o zanahoria, el chocolate nuevamente se prepara para deleitar a los niños durante la visita del conejito este domingo con motivo de Pascua de Resurrección.

Sin embargo, pese a lo entretenido que puede ser buscar los huevitos y después comerlos, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para promover su consumo mesurado, sobre todo teniendo en cuenta el perfil epidemiológico nutricional de los niños chilenos, muchos de los cuales presenta sobrepeso u obesidad.

Gabriela Lizana Romero, directora de carrera de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas, Sede Viña del Mar, comenta que “es complejo hablar de las unidades de huevitos de chocolate que un niño de determinado grupo etario puede consumir al día, ya que depende de diversos factores, como su estado nutricional, si presenta alguna patología, como resistencia a la insulina o síndrome metabólico, además de intolerancias alimentarias”, a lo que se debe sumar la calidad nutricional del chocolate que va a comer, si es macizo o hueco, y el aporte calórico, entre otros. Por tal motivo, entrega las siguientes sugerencias para ser responsables con nuestra salud:

  1. Leer el etiquetado nutricional es fundamental: El aporte nutricional del chocolate depende de la marca comercial y este puede ser muy variado. Algunas marcas consideran 3 a 5 unidades por porción, con aporte que fluctúan entre las 70 a 150 calorías por porción, con 2 a 20 gramos de carbohidratos simples, lo que equivale a consumir 4 cucharaditas de azúcar.
  2. Preferir los chocolates huecos: La diferencia del aporte de calorías entre el chocolate macizo y el hueco puede ser hasta el doble. Por eso, siempre es preferible optar por los huevitos huecos.
  3. Elegir chocolates con alto porcentaje en cacao: El chocolate mínimo debe tener un 75% de cacao, como el chocolate negro o amargo, pues es más bajo en calorías, azúcar y grasa.
  4. Preparar chocolates en casa: Es actividad que puede ser más saludable y entretenida. Para ello, prefiere chocolate con un alto porcentaje de cacao y si se requiere endulzar utiliza miel de abeja, que es un azúcar simple, pero con un gran aporte de vitaminas y minerales. Otras opciones saludables son colorear las cáscaras de huevos de gallina o codorniz previamente hervidos o envolver granos de uva bañados en chocolate con alto porcentaje de cacao, reutilizando papel de chocolate de años anteriores.
  5. Promover la actividad física e hidratación. Dos factores claves para mejorar los estilos de vida y evitar, por ejemplo, el estreñimiento producto del exceso de chocolate.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo