Los pasajes más oscuros de Alan García: un escándalo detrás de otro

El dos veces ex presidente de Perú deja tras de sí un largo historial de denuncias y malos manejos que pesan en su contra

Por Agencias

El suicidio del dos veces presidente de Perú es probablemente el acontecimiento político más relevante de la última década en Perú, pues se trata de una figura controvertida, pero que ha dominado la escena política desde la década de los 80.

García, quien falleció a los 69 años, fue presidente de la República en dos periodos (1985-1990 y 2006-2011) y el más importante líder vivo del partido Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), una de las organizaciones políticas más antiguas de América Latina

Sobre él pesan graves acusaciones por las conmutaciones de penas a reos vinculados con el narcotráfico, la muerte de policías y civiles durante un enfrentamiento en Bagua, presuntos vínculos con empresas brasileñas corruptas, encubrimiento de hechos delictivos durante su segundo mandato y otros casos.

Luego de un primer gobierno desastroso, en el que dominó la hiperinflación y la violencia,  y de un segundo gobierno correcto en lo económico, pero con un fuerte déficit político, García se convirtió en los meses anteriores a su suicidio en el político que mayor rechazo generaba entre los peruanos, según varios estudios de opinión.

-Colombia hizo parte de su historia pues en 1992 pidió asilo político en la embajada colombiana en Perú el cual le fue concedido el día 1 de junio por el Gobierno del presidente César Gaviria, durante el autogolpe y dictadura de Alberto Fujimori. En el 95 le fue levantada la inmunidad parlamentaria por presuntamente haber recibido sobornos para la construcción del Metro de Lima por parte de un consorcio italiano. Su gobierno lo pidió en extradición a Colombia pero para entonces García se había ido a vivir a París.

-Durante su segundo gobierno, Alan García indultó a narcotraficantes y aprobó conmutaciones de penas ahora investigadas porque, según testigos, estuvieron condicionadas a retribuciones económicas. Se entregaron más de 5000 conmutaciones de penas y más de 200 indultos. A fines de 2018 el ex presidente intentó evadir a la justicia ingresando a la embajada de Uruguay en Lima y solicitando un asilo por supuesta persecución política. Pero el gobierno del presidente uruguayo Tabaré Vásquez rechazó su petición y desde entonces García vivió vigilado por la policía porque tenía prohibido salir del país por 18 meses.

-Otra de las acusaciones y que constituye  el mayor escándalo de corrupción de su segundo gobierno es el caso del Petrogate. El caso de los petroaudios ocurrió como resultado de la difusión de una grabación de audio por una estación peruana de televisión. Supuestamente la grabación es de Alberto Químper, un ejecutivo de Perú-Petro, la compañía estatal a cargo de promover la inversión extranjera en el sector del petróleo, y Rómulo León, ex-ministro aprista, discutiendo sobre pagos para ayudar a la empresa Discover Petroleum de Noruega a ganar contratos. Esto fue seguido de manifestaciones lideradas por profesores, trabajadores, obreros y médicos para la renuncia del Consejo de Ministros y terminó tumbando a dos funcionarios del gobierno de García.

-Asimismo, García tendría participación en la irregular venta del terreno e instalaciones de la Base Aérea de la FAP Collique, del Aeródromo de Collique, de la Escuela Civil de Aviación y del terreno e instalaciones de la empresa INDAER Perú S.A.

-También habría interferido en las investigaciones del caso Business Track. El informe de este grupo de trabajo reveló que Alan García, Jorge del Castillo y Hernán Garrido Lecca habrían formado parte de una “organización delictiva” para evitar que se esclarezcan las actividades ilegales de Business Track (BTR). La empresa BTR estuvo implicada en espionajes telefónicos que revelarían negociaciones irregulares entre los miembros del gobierno y el partido aprista. Una de las conversaciones que interceptó fue la que sostuvieron Químper y Romulo León, y que desencadenó el escándalo denominado "Petroaudios".

El Baguazo: Decretos legislativos impulsados por el segundo gobierno de Alan García provocaron un sangriento enfrentamiento el 5 de junio del 2009 entre policías y pobladores indígenas en la zona denominada Curva del Diablo, en Bagua. Murieron 22 policías, 10 civiles y desapareció el mayor PNP Felipe Bazán. Los familiares de los policías fallecidos denunciaron penalmente a Alan García por homicidio culposo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo