Senado de oro: estos son los sueldos más altos de la plana administrativa de la Sala donde predominan los hombres

No solo el sueldo bruto del secretario general hace temblar al de los parlamentarios. En planta, quienes engordan la billetera son en su mayoría hombres.

Por Gabriel Arce

Un desafío no menor se impuso el presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), al decir que trabajarían por disminuir los sueldos altos al interior de la Sala. Eso, porque pese a que la polémica explotó por la integración del fiscal Raúl Guzmán como nuevo secretario general del Senado, lo que le significará ganar más de $16 millones brutos, la realidad habla de que son varios los cargos administrativos que cierran el mes con jugosas liquidaciones.

Las billeteras gruesas son más comunes de lo que se piensa en el Senado. Según la escala de remuneraciones actualizada para 2019 por el propio Senado, son varios los cargos que rebasan los $7.8 millones brutos. La Sala define escalafones para los sueldos, que parten desde la letra A a la P. Eso sí, los más altos se distribuyen entre la A y la E.

La plana administrativa del Senado la lideran el secretario general y el prosecretario y tesorero. En este último caso, el cargo ocupado por José Luis Alliende ostenta un sueldo bruto de $13.465.460. No muy lejos de eso está el abogado secretario jefe de comisiones, Julio Cámara Oyarzo, quien recibe $11.685.720 en haberes.

En la misma plana de la secretaría, los 14 abogados secretarios de comisiones perciben un sueldo bruto de $10.422.771. Junto a eso, los dos abogados oficiales mayores de Secretaría y Comisiones cierran el mes con un sueldo bruto de $8.851.794.

Cuatro áreas

Bajo la Secretaría, el organigrama del Senado se completa con cuatro áreas separadas: finanzas, administración, TICs y Legislativa. La planilla de personal actualizada a enero de este año da cuenta de varios sueldos jugosos más. Sin ir más lejos, el jefe de redacción gana $9.953.749 brutos, mientras que los tres subjefes bajo su mandato reciben $8.969.758.

Tras los subjefes, hay otros 7 redactores senior, todos con un goce de $7,8 millones.

En la oficina de informaciones, el subjefe gana $8.969.758. La jefa de finanzas, por su parte, percibe $7.838.928 en haberes.

Otro de los puestos polémicos es quien hace las veces de edecán, puesto que la Cámara ya eliminó. En este caso, el cargo lo ocupa el capitán de navío en retiro Roberto Berardi, quien cumple esa función desde 2010. ¿Cuánto cuesta tenerlo allí? $7.838.928 brutos. 

En Administración, la directora Ximena Amigo recibe según su escalafón $9.953.749, y su jefe de personal y el ingeniero jefe de mantención gozan de $7.8 millones brutos.

Cabe destacar que según la planilla actualizada de enero, los cargos con alta remuneración que se dividen entre los escalafones A y E son en su mayoría hombres. De hecho, solo el 27,8% son mujeres (10), versus el 72,2% de hombres (26).

"Entendamos que este poder del Estado se regula de manera bastante autónoma. No tiene una partida presupuestaria propia, el parlamento decide como lo distribuye. Por eso se ven sueldos tan abultados y que demuestran una desconexión con la realidad", dice el analista político de la UNAB, Felipe Vergara.

Si bien dice que muchos de estos cargos se podrían explicar por la competencia de incentivos que deben tener con el sector privado, la poca información, transparencia y pertinencia, dice Vergara, les termina haciendo un flaco favor.

"La política cuesta y está bien que eso pague, pero la discusión de los sueldos altos para evitar la corrupción son una lógica de hace 30 años. El debate ahora está en que los cargos públicos vayan en sintonía con lo que ocurre en el país, y eso no se da", explica por su parte Nicolás Freire, cientista político de la Universidad Central.

La participación de mujeres en cargos altos también es cuestionable, según los expertos. "Hay una brecha de género evidente.  Además no se aprovecha la oportunidad a la hora de nombrar al secretario general. Imagino que hay mujeres tan capacitadas como el ahora secretario Guzmán", agrega Freire.

Para el analista, abrir el flanco de la suspicacia por los nexos entre el Parlamento y Fiscalía se podrían haber evitado en el primer concurso público por ese cargo. "Sean bien intencionadas o no, estamos ante Corporaciones que se autorreglamentan, y eso es una lógica del siglo 18", cierra el analista.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo