Fuego cruzado: Crisis de Fiscalía sigue en aumento

Los fiscales Arias y Moya se han acusado mutuamente con distintos cargos. Las investigaciones están en proceso y se allanó la casa del fiscal Moya. La crisis del Ministerio público está lejos de terminar.

Por Consuelo Rehbein

La crisis en el Ministerio Público suma y sigue. Las denuncias cruzadas entre el fiscal jefe de Alta Complejidad de Rancagua, Sergio Moya, y su superior, el fiscal jefe de O'Higgins, Emiliano Arias, se generan en medio del caso de corrupción que involucra a tres ministros de la Corte de Apelaciones de la zona. Todo esto llevó a la apertura de investigaciones administrativas contra ambos.

Pero esto no sería novedoso. Durante la jornada de ayer se dio a conocer que desde el 2018 a la fecha se han llevado a cabo 36 sumarios, 11 de los cuales continúan vigentes. Según publicó "El Mercurio" la mayoría de estos casos terminó en sobreseimiento. Lo que significa, la suspensión por parte de un juez o de un tribunal de un procedimiento judicial, por falta de pruebas o por otra causa. Pese a aquello, dada la relevancia de los casos, la crisis es observada como una de las peores dentro de dicha institución en los últimos años.  Además, Moya era la mano derecha de Arias.

36 sumarios se han llevado a cabo desde el 2018 a la fecha

Allanamiento a la casa de Moya 

fiscales Los fiscales Moya y Arias antes trabajaban directamente como "mano derecha". / Captura

Ayer en la mañana, siguiendo estos procedimientos, se procedió a allanar la casa de Sergio Moya. Cabe recordar que el fiscal estaría supuestamente involucrado en la falsificación de evidencia para inculpar a comuneros mapuche de atentados incendiarios.

Entre las especies que incautaron desde su casa en Rancagua está el teléfono del persecutor, que será periciado por personal de la Policía de Investigaciones.

Moya fue acusado por el fiscal Arias. Y antes de eso, ocurrió al revés. El fiscal Moya denunció a su superior jerárquico por los delitos de ocultamiento de información, tráfico de influencias, violación de secreto y obstrucción a la justicia.

Tras aquello, el fiscal Arias fue llamado a declarar. Dicha declaración tomó más de 10 horas.

"Nada que ocultar"

El extenso interrogatorio estuvo a cargo del fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, quien ve la investigación penal en contra de Arias por los tres delitos que se le imputan.

Campos además de interrogar a Moya, interrogó al ministro del Interior, Andrés Chadwick, al abogado Luis Hermosilla y otros funcionarios de la Fiscalía de Rancagua, donde se incautaron diversas especies para la indagatoria.

Previo a la jornada del martes, el fiscal de O’Higgins se enteró de una nueva denuncia en su contra, la cual será revisada por el fiscal Alberto Ayala en el sumario administrativo. Según fuentes de Radio Bío Bío, esta denuncia habría sido presentada por otra fiscal de la región. “No tengo absolutamente nada que ocultar”, dijo Arias al salir la noche del martes desde las dependencias del Ministerio Público.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo