Las eventuales consecuencias tras encontrarse “indicios” de manipulación en indicador que mide el costo de la vida

Ayer la máxima autoridad de la cuestionada entidad estadística dio a conocer la información de que, en al menos dos meses, se abultaron los datos del IPC, lo que trajo como primeras consecuencias la suspensión de un jefe de departamento y remitiendo los antecedentes al Ministerio Público.

Por Pablo Contreras Pérez

No es un dato económico más, sino que uno de los más sensibles para el bolsillo de todos y quedó en entredicho. Ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) confirmó que detectó indicios de manipulación al alza en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto y septiembre del año pasado.

La información fue ratificada por el director nacional del organismo, Guillermo Pattillo, quien señaló que "detectamos que existían indicios de que habría habido una manipulación en las cifras del IPC, que habría afectado el valor del índice informado al mercado".

El director del organismo señaló que se encontraron las irregularidades, tras haberle encargado a la nueva Unidad de Auditoría Técnica que revisara este indicador, encotrándose por ahora solo los antecedentes en estos dos meses antes mencionados, aclarando que la alteración no sería más allá del 0,1 punto porcentual . De todas maneras la autoridad afirmó que “estamos mirando desde 2016 hacia adelante y obviamente en cuanto este proceso concluya, vamos a informar a ustedes sus resultados".

Junto con ello, informó que se procedió a la suspensión del jefe del Departamento de Precios de la subdirección de operaciones de la entidad y los antecedentes hallados ya se pusieron en manos del Ministerio Público, investigación que la llevará a cabol la Fiscalía Centro Norte.

Puede derivar en escándalo

Aún no se sabe cómo ni qué datos se manipularon con exactitud ni con qué intención, pero sin duda que la imagem y fe pública del INE queda otra vez en entredicho, tras otros episodios donde las estadísticas han sido cuestionadas.

“Yo diría que es un tema que va a derivar en escandalo, en el sentido que afecta a las instituciones”, sostiene Nicolás Freire, académico de la Facultad de Economía, Gobierno y Comunicaciones de la U.Central.

El cientista político subraya que “el hecho de que datos del INE podrían haber sido alterados refleja también que también el INE se sume a las instituciones dentro de las cuales no se tiene nigún tipo de confianza”, siendo que tras el Censo de 2012 ya había quedado en tela de juicio.

Sin embargo, el académico recalca que esta vez el daño sería peor, porque no se trata de un error de metodología como fue en la encuesta nacional, “sino que sería a través de una manipulación directa”.

Si bien estima que una adulteración de estos datos “no nos va afectar en términos de cifras del sistema económico, sí “podría afectar la credibilidad que tenga Chile en el extranjero, lo que también puede ser otras de las externalidades negativas”, apunta Freire.

Eventuales consecuencias al bolsillo

Aún no se sabe cuáles fueron las motivaciones tras esa eventual manipulación, por lo que para los expertos es difícil establecer las consecuencias que pudieron traer el bolsillo de la gente.

Eso sí, Freire recuerda que “la gente que va a pagar un dividendo, lo paga en UF y esta se calcula con base en el IPC, los arriendos también, entonces evidentemente tiene una afectación de primera importancia a nivel del ciudadano”.

En tanto, Roberto Saavedra, economista y académico de la Escuela de Negocios de la U. Mayor, también subraya que esta distorsión en la medición mensual de la canasta “podría haber influido en una sub o sobre estimación del IPC, que podría generar dudas en reajuste de créditos”, tanto para personas como para las empresas, donde los montos son más elevados, por lo que cualquier reajuste es aún más relevante. A eso suma que las multas que pagan están en unidades como la UTM que también usa el IPC para fijarse.

Recalca que el Gobierno va a tener que hacerse cargo cambiando y transparentando los protocolos de cómo se recolectan los datos y “cómo y quiénes participan en el proceso en el que se realizan estos cálculos, porque aquí hay una recolección manual de precios”.

En esa línea apunta a que esto debe ser aprovechado “para aplicar tecnología al proceso, para que no dependa de criterios alterables o subjetivos”.

Cifras

  • 0,2% varió el IPC de agosto de 2018, uno de los que está cuestionado. En ese mes las mayores alzas las anotaron el tomate (15,2%) y el gasto común (2%)
  • 0,3% varió el IPC de septiembre de 2018, el otro dato que fue manipulado. En ese mes el transporte interurbano y  (18,3%) y la papa (11,6%) tuvieron los mayores incrementos.

Cronología de fallas

  1. Fallido Censo de 2012: Era primera vez que se hacía en tres meses y no en un solo día y el cambio de metodología resultó mal. Muchas viviendas que no fueron censadas (1,7 millones de personas omitidas), entre otras fallas inahibilitaron los datos recogidos para aplicarlos a las políticas públicas y tuvo que realizarse una encuesta abreviada en 2017.
  2. ¿Cuánto desempleo hay?: En diciembre pasado, el actual director del INE anunciaba la modificación de la actual encuesta con la que se mide el desempleo en el país. "Existe una subestimación de la ocupación y del empleo", dijo Pattillo esa vez. Desde el Gobierno y el Banco Central han cuestionado si el sondeo del orgamismo refleja con claridad la cantidad de personas con trabajo que hay en Chile, apuntando, por ejemplo, a la medición incorrecta de los migrantes en el mercado laboral.
  3. "Indicios" de manipulación: ayer el director del INE dio a conocer que se detectaron irregularidades que habrían afectado la medición del costo de la vida, en principio en los meses de agosto y septiembre del año pasado, aunque se está investigando todos los datos del IPC desde 2016 a la fecha.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo