Al infinito y más allá propulsado por energía solar: esta es la nave que lo quiere hacer realidad

En junio el satélite LightSail 2 será puesto en órbita y tendrá que demostrar la viabilidad de la navegación con esta energía en las CubeSats

Por Francisca Herrera

El próximo mes se pondrá en órbita la primera nave espacial que navegará propulsada con energía solar. un satélite que funciona con nada más y nada menos que energía solar.

Se trata de un satélite llamado LightSail 2, una máquina del tamaño de una barra de pan que pesará sólo 5 kilogramos y que recibirá la energía de fotones e iones pesados que empujaran su "vela solar", tal como los barcos que son propulsados por viento.

Esta nave, un proyecto de diez años gestionado por la ONG The Planetary Society, tendrá la misión de demostrar la viabilidad de la navegación solar de las CubeSats, naves espaciales pequeñas y estandarizadas.

El famoso científico Carl Sagan lo soñó e ideó y la tecnología lo hizo realidad más de dos décadas después de su muerte.

"Hace cuarenta años, mi profesor Carl Sagan compartió su sueño de utilizar una nave solar con vela solar para explorar el cosmos. La Sociedad Planetaria está realizando el sueño", indicó Bill Nye, CEO de The Planetary Society.

El satélite será lanzado al espacio el próximo 22 de junio a bordo de un cohete Falcon Heavy de Space X, explican desde la ONG. Volará a una órbita de 720 kilómetros de altura y será visible en el cielo nocturno durante un año dentro de los 42 grados del Ecuador al norte.

De tener éxito se convertirá en la primera nave espacial movilizada por energía solar que eleve su órbita alrededor de la Tierra. En 2005 su antecesor Cosmos 1 no alcanzó la órbita después de un fallo del cohete fabricado en Rusia.

Proceso

Tras unos días en órbita, los cuatro paneles solares de doble cara de LightSail 2 se abrirán. Aproximadamente un día después, cuatro barreras metálicas desplegarán cuatro velas Mylar triangulares desde el almacenamiento, explica The Planetary Society.

LightSail 2 nave solar Josh Spradling / The Planetary Society

Las velas, que tienen un área combinada de 32 metros cuadrados, girarán hacia el Sol durante la mitad de cada órbita, lo que dará a la nave un pequeño empujón no más fuerte que el peso de un clip.

Además, durante aproximadamente un mes después del despliegue de la vela, este impulso continuo debería aumentar la órbita de LightSail 2 en una cantidad mensurable, explican.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo