La oferta de las versiones premium de las apps de transporte

Este tipo de viajes más caros han registrado un aumento de usuarios, de hecho, una de las aplicaciones del mercado ha lanzado su versión al ver que crece el nicho.

Por Pablo Contreras Pérez

Usar una aplicación para moverse por la ciudad ya es casi parte del cotidiano de muchos. Y es ideal cuando aparece un código de descuento por ahí para usar el servicio que ya de por si es barato. Sin embargo, existe un nicho que va creciendo y que prefiere un servicio más especial y está dispuesto a pagar por ello.

Actualmente las tres apps más populares del mercado ofrecen este servicio “premium”, siendo una de ellas la que los estrenó recién hace poco, viendo que había una demanda de cubrir. En el caso de Uber, la más popular, partieron en enero de 2014 con 50 socios conductores en Santiago y solo con el servicio de “Uber Black” que es como se llama la categoría.

“Un producto premium que en ese entonces tenía un valor un 70% más caro, que permitía el uso exclusivo de tarjetas de crédito y contaba con una oferta limitada por el tipo de vehículos de alta gama”, cuenta Verónica Jadue, gerente de Comunicaciones de la plataforma en Chile, pero que ahora ya no solo opera en Santiago, sino que también en Concepción y Valparaíso.

Interés por este tipo de trato preferencial que han notado en Cabify que en su caso se denomina “Lite”. “La cantidad de trayectos en la categoría en promedio se ha duplicado año a año”, afirma Ignacio Gutiérrez, country manager de Cabify Chile.

En esta aplicación se encargan de destacar que en su caso este servicio premium, que también está disponible en Santiago, Concepción y Valparaíso, es más profesional y legal, ya que los autos deben estar inscritos en el Ministerio de Transportes, bajo el decreto Nº 80 como “Transporte Privado Remunerado de Pasajeros”. Además, “aproximadamente 80% de los conductores de esta categoría cuenta con licencia de conducir profesional”, subraya el ejecutivo.

La tercera app que se disputa el mercado del transporte privado es Beat que recién el pasado 13 de mayo echó a andar “Beat Luxy”, que busca ofrece a los conductores “tarifas altas que significa mayores ganancias e incentivos exclusivos” y a los clientes “autos espaciosos y cuidadosamente seleccionados”, sostiene Cristopher Banfield, general manager de Beat.

Al consultar por el precio, solo Cabify se anima a revelar cuánto más cuesta este tipo de servicio, aunque en las otras apps se revela al momento de pedir el auto. Gutiérrez indica que “es aproximadamente un 15-20% superior al de la categoría Cabify Economy dependiendo de la hora del día en que se solicite el viaje”.

El cliente que lo prefiere

Quien suelta más billete de su bolsillo busca algo diferente obviamente y eso se nota en los vehículos. En el caso de Uber, el servicio “se caracteriza por contar con autos de alta gama que, además de los requisitos de Uber X, cuentan con sistema de climatización, asientos de cuero y son desde el año 2015 en adelante”, señala Jadue.

En el caso de Cabify se trata de modelos SUV con tracción 4×2 ó 4×4 y por estar inscritos en el ministerio, “deben contar con tres corridas de asientos, motor de 2.0 cc, cinco (o más) puertas, dos(o más) airbags, aire acondicionado, radio y vidrios eléctricos”, destaca Gutiérrez.

Desde Beat señalan que “dentro esta categoría los autos permitidos son modelos SUV del 2009 en adelante o cualquier hatchback/sedán de cuatro puertas del 2015 en adelante”, explica Banfield.

¿Y a qué tipo de usuario apuntan? “Son personas que les interesa la vida social en zonas del sector oriente, la vida nocturna, el moverse por la ciudad cómodamente y con estilo”, expresa el ejecutivo.

En el caso de Cabify, Gutiérrez asegura que su categoría premium “es muy utilizado por ejecutivos, ya que la misma que está disponible para nuestro servicio corporativo”, pero da otro dato llamativo: “alrededor del 60% de los usuarios de esta categoría son mujeres, quienes valoran la comodidad y características del auto de esta categoría”.

Otra característica a considerar es el tiempo que demora en llegar eel vehículo, porque no hay nada más molesto que salir de un carrete o salir apurado y estar largo rato esperando por el auto. En el caso de Cabify, el ejecutivo señala que su categoría premium incluye “menor tiempo de espera para el usuario, en promedio 2 a 3 minutos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo