Las ejecuciones más sangrientas de Kim Jong Un

El dictador de Corea del Norte condenó a muerte a los asesores que coordinaron su poco satisfactoria reunión con Trump, pero la sangría viene de mucho antes.

Por Sebastian Foncea

En Corea del Norte la mayor parte de la población el flaquita, y no es por estética, sino que se debe a la falta de alimento dada la pobreza del país, ya que la dictadura destina la mayor parte del dinero al Ejército compuesto por un millón 200 mil efectivos, dentro de una población de 25 millones de habitantes.

Uno de los pocos gordos del país es Kim Jong Un, el líder supremo de 35 años que llegó al poder el 2011 al suceder a su papá en una especie de monarquía autoritaria comunista. Desde entonces ha gobernado con mano de hierro, la que incluso ha perjudicado a su familia y a consejeros más cercanos.

Las personas que caen en desgracia con el dictador se van a campos de concentración hasta el fin de sus días, o son condenadas a la pena capital, y según la inteligencia de Corea del Sur, Kim ya ha mandado al Más Allá a más de 340 "enemigos del régimen".

Según el diario surcoreano "Chosun", la  última víctima fue Kim Hyok Chol (y cuatro de sus colaboradores) que estuvieron a cargo de la cumbre de Kim con el presidente de EE.UU, cuyos frutos no le gustaron al dictador porque el encuentro terminó sin acuerdo entre las partes. En tanto, la intérprete de la cumbre ha sido encerrada en un campo de presos políticos por cometer errores en la traducción.

El reporte no indicó la forma en que fueron ejecutados los personeros, pero hay una larga lista de formas atroces en que el dictador ha ordenado que se les quite la vida a las personas que lo han decepcionado.

Sanguinario

El noviembre del 2013 Kim ordenó la ejecución de su tío político y segundo al mando en el país, Jang Song-Thaek. Al pobre hombre se lo acusó sin pruebas de ser mujeriego, de corrupción, consumo de drogas y practicar juegos de azar, por lo que el régimen lo califico como "peor que un perro". Para cumplir su condena al jerarca en desgracia se lo inmovilizó y habría sido devorado por una jauría de perros hambrientos.

En tanto, O Sang-Hon, viceministro de Seguridad Pública, fue condenado a muerte por su cercanía con el tío de los perros y murió carbonizado por un lanzallamas.

El 2015 el ministro de Defensa, Hyon Yong-Chol, cometió un error fatal que le habría costado la vida a varios políticos chilenos; se quedó dormido en medio de un discurso del dictador y fue ejecutado con un cañón antiaéreo ante cientos de testigos .

La ejecución del dormilón fue publicada en redes sociales y se aprecia que se realizó en una academia militar con un potente ZPU-4, un arma que usada para disparar contra aviones caza que entró en servicio en la Unión Soviética en 1949.

El testimonio de Hee Yeon Lim es estremecedor. La mujer escapó del país y contó que vio la brutal ejecución en un estadio de fútbol, con capacidad para diez mil personas, de once músicos acusados de haber realizado una película pornográfica. Para su muerte se usó una ametralladora antiaérea.

"Sus cuerpos fueron volados en pedazos, quedaron totalmente destruidos. Había sangre y trozos de cuerpos por todas partes. Después de la ejecución, los tanques militares se movilizaron para pisar las partes de los cuerpos esparcidas", contó la mujer.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo