Tornado categoría EF0 o EF1: ¿Cuál es su diferencia con un huracán y cómo se dimensiona la devastación que ocurrió en Los Ángeles?

Lo ocurrido en Los Ángeles equivale a un tornado EF0 o EF1, aunque por características es más similar a este último. En la escala Saffir-Simpson, incluso podría equivaler a un huracán grado 2 en su grado mínimo.

Por Gabriel Arce

Lo confirmó la Dirección Meteorológica de Chile: el tornado que ayer desató su destrucción sobre una veintena de hogares en Los Ángeles y dejó 16 personas lesionadas, reunía las características para catalogarse entre una categoría EF0 o EF1. Pero, ¿qué significa eso?

Según relató el meteorólogo de la DMC, Arnaldo Zúñiga, pese a no tener in situ un monitoreo de la potencia de los vientos, las imágenes permitían dimensionar con total certeza que no se trataba de una tromba marina, sino que de un tornado.

La tromba marina, fenómeno que se venía dando hace dos años, es muy similar al tornado, sin embargo, se genera sobre el agua, pudiendo, en contados casos, tocar tierra y causar ciertos daños. Eso sí, por lo general, se debilitan y terminan por desvanecer.

Tornado Los Angeles Aton

El tornado, en cambio, "es un fenómeno meteorológico local (eolo-meteoro), que se produce en una zona muy específica del territorio. Ocurre durante tormentas de gran intensidad y puede durar desde minutos hasta horas. Se caracteriza por tener un movimiento circular y forma de embudo alargado, que desciende desde la base de una nube de desarrollo vertical", según precisa la propia Onemi en su instructivo sobre Tornados y Trombas Marinas.

¿Qué tan grandes y destructivos son? Por lo general su diámetro es de algunas decenas o cientos de metros, mientras que sus vientos superan los  los 100 km/h e incluso pueden llegar a los 300 km/h. A nivel atmosférico son el fenómeno más destructivo de la naturaleza, pudiendo desde arrancar tejas, en sus dimensiones más comedidas, hasta arrancar estructuras sólidas de ladrillo o concreto de cuajo, en sus versiones más violentas.

Categorización

En 2007 se mejoró la Escala Fujita, que se creó en 1971 en Estados Unidos para categorizar los tornados según características y destrucción. Son seis las categorías posibles, que van desde la EF0 a la EF5.

  • EF0: vientos de entre 105 y 137 km/h. Algunas tejas caídas y daños parciales en árboles (daños leves).
  • EF1: vientos de entre 138 y 178 km/h. Tejados parcialmente despedazados, ventanas rotas y ciertas estructuras volcadas (daños moderados).
  • EF2: vientos de entre 179 218 km/h. Autos volcados, techos de casas sólidas arrancadas por completo, árboles grandes partidos o en el suelo (daños considerables).
  • EF3: vientos de entre 219 a 266 km/h. Capacidad para volcar un carro de tren, vehículos pesados volcados, pisos enteros destruidos y edificios con daños considerables (daños graves).
  • EF4: vientos de entre 267 a 322 km/h. Los autos pueden ser elevados en el aire y las casas sólidas quedan totalmente destruidas (daños devastadores).
  • EF5: vientos superiores a los 322 km/h. Destrucción casi total, independiente de las estructuras. Casas y construcciones sólidas bajas destruidas y edificios con graves daños estructurales. Estructuras, autos y árboles terminan siendo proyectiles (daños increíbles).
Tornado Los Angeles Aton

Otra de las escalas que se usa para categorizar eventos atmosféricos devastadores es la Saffir-Simpson, que le otorga categorías a los huracanes. En ese caso, un tornado EF0 y un EF1, como el que se vivió en Los Ángeles, son equivalentes entre una tormenta tropical superior, hasta un huracán de categoría 2. Un tornado EF2 equivaldría a un huracán de categoría 3 hasta un categoría 4 de grado inferior; un tornado EF3 sería el símil de un huracán categoría 4 superior o categoría 5 de nivel bajo y los tornados EF4 se asemejan a los huracanes categoría 5 de grado máximo. 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo