Imacec de abril: ¿una luz de esperanza para la economía?

Dato de crecimiento del cuarto mes del año, algo mejor al esperado, reafirmó optimismo del Gobierno, lo que para los expertos no resulta ser un ánimo tan exagerado.

Por Pablo Contreras Pérez

Levemente por sobre lo esperado, pero al parecer suficiente para tener esperanzas. Ayer el Banco Central informó que el Índice de Actividad Económica (Imacec) creció 2,1% en abril, cuando las expectativas de los analistas estaban en torno a 2%.

La cifra muestra un repunte tras un exiguo primer trimestre, cuando la economía nacional apenas se embumbró por el 1,8%. El resultado del cuarto mes del año fue gracias a un mejor desempeño de la minería que aumentó 1,9%, mientras que el sector no minero lo hizo en 2,1%.

El dato le sirvió al ministro de Hacienda, Felipe Larraín para reafirmar su siempre tan optimista postura frente al tema. "Vamos a empezar a ver cifras mejores en la economía chilena en mayo, junio y especialmente en el segundo semestre", afirmó ayer.

En su cuenta ante el Congreso, el Presidente Piñera atajó las expectativas para este año, rango que para los expertos es realista alcanzar, tras el dato de abril. “El piso puede estar un poco más abajo, pero es bastante factible alcanzar el 3%”, sostiene Agustín García, investigador de Clapes UC.

En esa línea, Carlos Quezada, analista de mercados de XTB Latam, señala que “la mayoría de las proyecciones de crecimiento para este año van del 2,9% para los más pesimistas y 3,5 los más optimistas. Probablemente estemos entre un 3,0% a 3,3%”.

Si bien, apuntó a la necesidad del avance de las reformas del Gobierno, Larraín, volvió a apuntar a la guerra comercial entre China y EEUU como factor, argumento que de alguna manera respaldan los especialistas.

“Hace meses no se esperaba que escalara tanto (la guerra comercial), nos está afectando de manera considerable”, acota García, quien añade que tampoco ayuda que “el crecimiento se está desacelerando en el resto del mundo”.

La importancia del crecimiento

Según Quezada, para lograr la meta de crecimiento que se plantea el Gobierno, en los próximos meses debiera registrarse una expansión económica mínima de 3,5%.

Importante llegar a esas cifras, porque, pese a que esté mal distribuido, el crecimiento importa. “Mientras más crece el país, más dinero se recauda en impuestos que tienen como fin el gasto público”, ejemplica el analista.

De hecho, indica que pasar de crecer 3% al 3,5% puede sonar poco, pero “podría implicar en términos generales un beneficio superior al 10% en las variables más importantes de la economía”.

Y las expectativas para los meses venideros auguran acompañan el positivismo del ministro Larraín. “Se espera que la economía en Chile retome las buenas cifras, ya que en el segundo semestre se desarrollaran proyectos de gran envergadura en el sector inmobiliario, energético, minero y obras públicas”, concluye Quezada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo