Insólita humillación a militar venezolano

Un soldado caracterizado como trabajador sexual travesti interpretó al mayor Carlos Roso, quien se pasó a las filas de la oposición.

Por Sebastian Foncea

Las Fuerzas Armadas venezolanas son las responsables de que Nicolás Maduro se mantenga en el poder, y el objetivo de la oposición es que su apoyo se incline para su lado, pero el número de militares que lo ha hecho es minoritario.

El mayor Carlos Enrique Roso Romero era el segundo al mando del Centro Nacional de Adiestramiento de Combate, del estado Táchira, y en febrero fue uno de los uniformados de mayor rango que reconoció a Juan Guaidó como presiente de la república, por eso debió arrancar a Colombia para no ser detenido.

El coronel José Esteban Naranjo Arrieche era el superior jerárquico del cuartel al que pertenecía Roso, se enfureció ante la que consideró una traición y decidió humillarlo de una forma extrañísima y de mal gusto que se conoció recientemente.

roso Roso fue degradado. / Twitter

En el comedor del regimiento Naranjo organizó un acto de repudio en contra del militar desertor, y como indica la tradición pronunció la frase: "El delincuente se ha hecho indigno de pertenecer a las Fuerzas Armadas. Por lo tanto, de acuerdo a la sentencia que se acaba de leer, se procederá a su degradación".

Luego ocurrió una escena que no está consignada el protocolo de degradación. Ante la burla de los militares desfiló un uniformado de bajo rango, que fue obligado a vestirse como si fuera un trabajador sexual travesti muy poco agraciado, pero que en realidad representaba a Roso, quien ajeno a tamaña estupidez intentaba rehacer su vida en Colombia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo