Un arma con cuchillas desplegables de EEUU: así es el misil guillotina que habría creado la CIA y el Pentágono

El proyectil que no explota habría sido desarrollado durante la administración del presidente Barack Obama

Por Francisca Herrera

Es un misil, no explota y tiene la capacidad de desplegar una serie de cuchillas antes de impactar como una especie de guillotina ninja voladora. Se trata del Hellfire R9X, la nueva arma desarrollada en conjunto con la CIA y el Pentágono.

Según reveló The Wall Street Journal, el arma se trata de "un misil secreto especialmente diseñado para ataques aéreos puntuales que matan a líderes terroristas sin explosión, reduciendo drásticamente los daños y minimizando las posibilidades de víctimas civiles".

El proyectil habría sido construido con el modelo de un Hellfire normal, pero con una ojiva inerte (que no explota) y con seis hojas de metal largas que emergen del arma segundos antes de su impacto.

Esta arma, llamada "bomba ninja" y el "ginsu volante" por la CIA, es adjudicada a Lockheed Martin, tiene una velocidad de 1.600 kilómetros por hora, pesa 500 kilos y la capacidad de volar por ocho kilómetros tras ser lanzado de un avión, dron o vehículo terrestre.

El Hellfire R9X fue desarrollado durante la administración del presidente Barack Obama, probablemente desde el 2011 para asesinar a Osama bin Laden, lo que fue descartado debido a que aún estaba en fase experimental. Su fin era reducir las bajas de civiles

En febrero del 2017, la muerte de Abu Khayr al Masri de Al Qaeda en Siria y lo intacto que quedó el auto tras la colisión del misil desató rumores entre los periodistas de guerra sobre la experimentación por parte de Estados Unidos con esta nueva arma.

De acuerdo con el Journal, se habría usado en Yemen, Irak, Siria, Libia y Somalia, pero no existe una confirmación oficial al respecto.

Ni Estados Unidos ni Lockheed Martin han confirmado ni desmentido la existencia de esta guillotina voladora.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo