En mapudungún y creole: Jesuitas lanzan proyecto que entrega educación económica a migrantes

“Previsión sin Distinciones” es el nombre de la iniciativa.

Por Fresia Ramírez

Migrantes, mujeres y jóvenes son el objetivo de proyecto del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) que es financiado por el Fondo para la Educación Previsional (FEP) que busca que estos individuos conozcan sus deberes y derechos provisionales para sacar el mayor provecho a la legislación
chilena.

“Tenemos un déficit en educación previsional, que hace que se desconozcan subsidios, bonos y seguros para momentos de fragilidad, como enfermedades o cesantía.”, expresó Ignacia Labbé, responsable del Programa Laboral del SJM y Coordinadora del proyecto “Previsión sin distinciones”. “Por ejemplo, el subsidio que se otorga a los jóvenes menores de 36 años en sus 24 primeras cotizaciones, el que, al no ser automático y al esconocimiento, se pierde”, destacó.

Multiculturalidad a la hora de aprender

La información está disponible de forma fácil y al alcance de todos, a través de videos en las redes sociales de la Subsecretaría de Previsón Social y del SJM, al igual que cápsulas radiales que contemplan la inclusión, mediante el uso de distintos elementos como lenguaje con igualdad de géneros; doblaje en lengua de señas; y traducción al mapudungún, aymara y creole, los cuales resaltan la multicultaralidad que hoy existe en Chile.

El proyecto también contempla la realización de ferias laborales en Estación Central y Antofagasta, donde se entregarán folletos con información previsional; oportunidades laborales concretas; y herramientas para desarrollar habilidades en la búsqueda de trabajo. Entre estos últimos se cuentan tips para realizar un currículum, para dar una entrevista laboral efectiva y los pasos para completar la regularización migratoria.

Derechos laborales para migrantes

Labbé también explicó que la actual legislación exige a los extranjeros que tramitan su visa definitiva en Chile, el contar con cotizaciones de salud y previsión. “Muchos migrantes, por urgencia y necesidad, aceptan ejercer trabajos informales, y al momento de solicitar su visa definitiva, descubren que partirán de cero en su aspiración de
residencia e incluso pueden perderla, por no cumplir con las cotizaciones que exige la legislación”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo