Óscar Garretón deja el Partido Socialista por problemas en su interior

Trabajó en puestos de confianza durante los gobiernos de Allende y Aylwin.

Por Fresia Ramírez

Oscar Guillermo Garretón Purcell renunció al Partido Socialista, terminando con una militancia de más de 30 años, donde es considerado como “uno de los fundadores” de la Concertación.

Según informa esta mañana el diario “El Mercurio”, el empresario habría tomado la decisión tras el reportaje televisivo que mostró vínculos de personas ligadas al narcotráfico en la comuna de San Ramón con las elecciones del PS.

Garretón fue estrecho colaborador de Salvador Allende y Patricio Aylwin y hace tres semanas escribió una crítica carta en que reconoce que el Golpe de Estado de 1973 fue el desenlace a una derrota que había partido mucho antes y que pasó por la conducción de la Unidad Popular.

Autocrítica a la Unidad Popular

Agregó que la muerte de Salvador Allende minimizó los errores cometidos por su sector en ese periodo, ya que sensibilizó al mundo, lo que les dio espacio para analizar o recapacitar sin la obligación de defenderse de lo obrado.

Por estos días el Partido Socialista chileno enfrenta una de sus peores crisis desde el regreso a la democracia en 1990. Se habla desde hace un tiempo de militantes ligados al narcotráfico o “narcosocialistas” los cuales salieron nuevamente a la palestra producto de la última elección interna, lo que abrió un sombrío camino hacia el futuro de uno de los partidos clave en el proceso del fin de la dictadura de Pinochet y motor principal de la desaparecida Concertación de Partidos por la Democracia.

Gobernaron de la mano de los acuerdos políticos bajo las administraciones de Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, sin embargo, en los últimos años el deterioro interno del otrora partido ancla de la gobernanza chilena está en entredicho, al igual que el socialismo Latinoamericano que ha sido reemplazado por proyectos políticos de derecha.

Renuncia de Garretón

Por ello, el reconocido militante socialista, Oscar Guillermo Garretón Purcell, redactó una carta de 13 carillas -que ha sido reenviada entre militantes del partido– y que nació producto de una invitación que le realizaron dirigentes del PS a que entregara, “sin cortapisas”, la visión que tiene sobre la crisis del socialismo y sus caminos al futuro.

Es así que Garretón, economista de la Universidad de Chile, parte con una breve radiografía del momento actual e indica que tiene la convicción de que los fracasos de la izquierda provienen principalmente de su incapacidad para corregir presuntas certezas originarias que no pasaron la prueba de la realidad; y en especial, de su mutación de socialista en estatista y de libertaria en autoritaria, bajo la batuta de Marx, Engels y Lenin. La consecuencia fue el paso del idealismo redentor de trabajadores y excluidos, a la burocratización como motivo y motor dominante en su vida. Esa evolución transforma a la izquierda en un cuerpo extraño y ajeno al siglo XXI.

Pero, quien ocupó entre 1990 a 1993 la presidencia del directorio del Metro de Santiago, analiza y concluye de forma categórica lo que se vivió en Chile entre 1970 a 1973, bajo el gobierno de Salvador Allende.

Al respecto indica: “También tuvimos nuestra propia derrota en la UP. Fue una derrota política de magnitud monumental, solo su desenlace fue militar. De ella salimos mejor librados por dos razones. La muerte épica de Allende conmocionó al mundo, minimizó nuestros errores y nos dio espacio para recapacitar sin la obligación de defendernos por lo obrado. Después, por la visión y coraje renovador de los socialistas para desentrañar las causas de la derrota y construir cambios profundos en su concepción de la política”, escribió Garretón.

Crítica a la renovación socialista

Pero la reflexión también incluyó el reconocimiento de errores, dado que el economista socialista, sostiene que “quizás el mas grave error político de la renovación socialista fue no sincerar que lo que hacíamos era por convicción. Nunca transparentamos que lo central de ella fue una crítica radical de lo que hicimos en la UP; diseccionar sus errores para cambiar las respuestas. Luego cometimos otra falta. Preferimos no contradecir la cultura dominante en las filas socialistas y argüimos, con ademán justificativo, ‘qué quieren, los amarres de la dictadura no nos dejan hacer más’. Así entonces no sembramos renovación, sino conservación de lo mismo que nos llevó a nosotros a la derrota, del 1973; y al grueso de las izquierdas del mundo en el siglo XX y comienzos del XXI”.

Sobre la crisis actual de la política, Oscar Guillermo Garretón recuerda que la izquierda tiene una responsabilidad mayor que la derecha, por lo que agrega, que la crisis de la política es “ante todo” producto de que la fe en la izquierda se basaba en que sabían que estaban con ellos, que era pura y sincera, y que sabía hacer las cosas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo