Volvieron a las calles los extrañísimos Hombres Musgo

La tradición española recrea la forma como se camuflaron los guerreros que recuperaron la ciudad de Béjar de la dominación árabe.

Por Sebastian Foncea

Cada pueblo tiene sus propias tradiciones, y a pesar de lo raras que les parezcan al resto, provocan orgullo en quienes las conservan.

En Salamanca, España, como todos los años seis personas caminaron desde la Plaza Mayor de Béjar hasta la Iglesia de Santa María la Mayor caracterizados como Hombres Musgo, un traje natural para rememorar la reconquista de la ciudad de la dominación árabe hace 746 años.

Se trata de una fiesta entre lo religioso y lo pagano, que hace coincidir ese hecho histórico con la procesión del Corpus Christi, en el que se mezcla la religiosidad, impregnada en la ciudad textil a través de diversos altares a lo largo del recorrido, con un recuerdo histórico y la animosidad de una festividad nada religiosa.

Cuenta la leyenda que por el siglo XII los bejaranos libraron a su ciudad de la ocupación emboscando a los musulmanes camuflados con el musgo de la montaña. Hoy la ciudad recordó aquel hito con el recuerdo de aquellos hombres. Bajo trajes de unos 15 kilos de peso, que dificultan sobremanera la movilidad, seis bejaranos y bejaranas marcharon henchidos de orgullo.

El pesado traje impide casi completamente la movilidad, y uno de sus mayores enemigos es el sol. Durante la mañana la brisa serrana fue un alivio intermitente para los vecinos, pero apenas sirvió a los Hombres de Musgo porque el tremendo traje les daba mucho calor. Además no pueden tomar mucha agua porque con ese disfraz es muy difícil orinar.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo