Aunque solo un tercio aplica ahora alguna medida: 70% de empresas implementaría la flexibilidad en jornada laboral que propone el Gobierno

Experto indica que junto con hacer cambios en el formato de trabajo, también hay que cambiar la cultura dentro de las empresas de cómo se mide la productividad.

Por Publimetro

El proyecto de ley que el Gobierno, el cual busca aumentar la flexibilidad horaria en la jornada de trabajo de los chilenos aplicando una jornada mensual de 180 horas a nivel individual que podrán ser distribuidas en forma diferente cada semana, en no menos de cuatro días ni más de seis, ingresó hace un mes al Congreso, suscitando debate y poco consenso.

Al respecto, la consultora multinacional de RR.HH. Randstad realizó una encuesta a más de 440 compañías de diferentes tamaños e industrias, con el fin de evaluar cómo esta medida es percibida por el mundo empresarial y qué efectos, según su percepción, tendrá para el mercado laboral.

De acuerdo al estudio, 75% de los participantes está de acuerdo con la reforma y 70% la aplicaría en su organización, mientras que la mayoría piensa que su aplicación contribuiría a disminuir el desempleo (32%), porque existe un mayor porcentaje de la población laboralmente activa que tiene disponibilidad para emplearse de manera flexible.

En segundo lugar se ubica la apreciación contraria, de que su implementación incrementaría el trabajo informal, puesto que las personas destinarían el "tiempo libre" en este tipo de ocupaciones, con el fin de obtener un segundo ingreso (16%). Le sigue la alternativa de que aumentaría la rotación, puesto que las personas comenzarían a cambiarse a organizaciones que se adhieran a esta medida, dada la preferencia que los empleados tienen por el horario flexible.

Al respecto, Francisco Torres, director de staffing & outsourcing de Randstad, dice que “no tenemos certeza sobre cómo estas medidas influirán en el mercado, ya que se pueden dar múltiples escenarios. Lo que sí sabemos es que la fuerza laboral está cambiando y que promover este tipo de cambios es fundamental para que las compañías se mantengan competitivas a ojos de los candidatos, especialmente de los más jóvenes".

En ese sentido, el especialista sostiene que "ya en 2015 se percibía que, en el futuro, un porcentaje significativo de trabajadores será independiente, pues estarán buscando más flexibilidad y hacer lo que realmente disfrutan, impulsados por sus principales motivaciones, preocupaciones e intereses".

A su vez, remarca que la "elasticidad horaria" permitirá a los jóvenes acceder "más fácilmente a ocupaciones de mejor calidad en términos de contratos y regulaciones normativas, incluso pudiendo conciliar el rol de trabajo-estudio”, considerando que no hay que olvidar que el desempleo juvenil en Chile (entre 18 y 29 años) llega a cifras por encima del 15%.

Un tercio ya aplica flexibilidad

El sondeo también consultó sobre otros temas relacionado al tema, arrojando que 31% de las firmas tiene implementadas políticas de home office y que los principales beneficios percibidos sobre esta metodología son:

  • mayor equilibrio trabajo-familia: 23%
  • más capacidad para atraer y retener talento: 17%
  • aumento de los índices de productividad: 17%
  • reducción de los costos, tanto para la compañía como para el trabajador:16%.

En este sentido, el ejecutivo señala que estas ventajas se podrán concretar solo en la medida en que las empresas manejen de buena forma las tendencias que se están vislumbrando. “Todas las medidas que vayan en dirección a aumentar la flexibilidad, ya sea en la jornada horaria, en el tipo de contrato (empleo temporal) o en la modalidad de desempeñar las funciones, no solo son positivas en este aspecto, sino que también influyen en la satisfacción de los empleados y en su nivel de motivación y compromiso con la compañía, lo que eventualmente repercute en los indicadores de producción, siempre y cuando sean prácticas que vayan acompañadas de una estrategia en cuanto al seguimiento del rendimiento por parte de las compañías”, sostiene.

Agrega que no hay que olvidar que el primer trimestre de 2019 vio este indicador retroceder en Chile, ya que la productividad retrocedió 0,6% respecto al primer periodo del año anterior. “Y es que la solución a estos y otros asuntos laborales no pasa por la distribución de las horas de la jornada o por tener más o menos tiempo en la oficina, que en Chile ya es bastante, sino que va por cambiar la mentalidad empresarial, generando una cultura de engagement y trabajo por objetivos, e implementando una evaluación de desempeño por resultados cuantitativos y cualitativos, que se apegue fielmente al cumplimiento de las metas propuestas”, concluye el experto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo