Estrangulamiento y un golpe en la nuca: preautopsia determina dos probables causas de la muerte de Fernanda Maciel

Esto fue informado tras el preinforme de la autopsia desarrollada por el Servicio Médico Legal.

Por Aton

El preinforme de autopsia del Servicio Médico Legal (SML) confirmó el homicidio de Fernanda Maciel Correa, pero hay dos probables causas de muerte que deberán aclararse en las próximas horas. Sus restos serán entregados hoy a sus familiares.

De acuerdo a este preinforme, el cuerpo de la la joven desaparecida desde el 10 de febrero de 2018, cuando tenía 21 años y 7 meses de embarazo, presenta signos de asfixia por estrangulamiento y un golpe en la nuca.

Se estima que el estrangulamiento es la causa de muerte más probable y que el golpe en la cabeza es previo a su fallecimiento. En las próximas horas se conocerán más detalles de los peritajes y de las circunstancias en que se produjo el crimen.

En todo caso, con estos antecedentes la Fiscalía Metropolitana Centro Norte ya puede proceder con la formalización del único detenido, Felipe Rojas, 25 años, fijada para mañana a las 11 horas. El sospechoso ha guardado silencio hasta el momento.

Las curiosas explicaciones de la fiscal por demora en el hallazgo de Fernanda Maciel: "Ella era menuda y ocupaba un espacio muy pequeño en el patio"

La agente del Ministerio Público entregó detalles sobre las últimas diligencias que dieron con el cuerpo de Fernanda Maciel.

Otros resultados de los peritajes que están pendientes son el hallazgo de ADN del sospechoso en el cuerpo de la víctima, cuyos restos serán entregados hoy a la familia en el SML. También faltan más diligencias en el sitio del suceso.

Los peritos de Carabineros deben comparar una huella plantar encontrada en la bodega donde aparecieron los restos de Fernanda Maciel con los zapatos incautados en la casa del sospechoso. La huella coincidiría plenamente con el calzado.

La joven estaba desaparecida desde el 10 de febrero de 2018, cuando tenía 21 años y 7 meses de embarazo, hasta que sus restos fueron encontrados en la noche lunes pasado en la bodega de calle Llaima con Puntiagudo, en Conchalí, ubicada a 40 metros de la casa de la víctima.

Su cuerpo estaba enterrado a 70 metros de profundidad, en posición fetal y cubierto con cal y una losa de cemento, lo que dificultó la búsqueda. De hecho, se efectuaron seis rastreos en el lugar sin resultados hasta la noche del lunes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo