Fondart revivirá historia de los barrios obrero industriales ligados al ferrocarril

La idea de la iniciativa es dar a conocer a los nuevos vecinos el valor patrimonial del lugar donde habitan.

Por Sebastián Foncea

El ferrocarril durante el inicio del siglo pasado fue fundamental en la migración campo ciudad que pobló Santiago, además los alrededores de los terminales se convirtieron en un atractivo polo de desarrollo hasta la mitad del 1900.

El tiempo pasó y de aquella época sólo quedan recuerdos, algunas edificaciones y cada vez menos sobrevivientes que trabajaron en las maestranzas o crecieron en las poblaciones que los mismo obreros levantaron con sus manos.

Son villas edificadas de materiales resistentes, casas hechas con amor y el músculo de sus habitantes que las diseñaron a su antojo con estándares que ahora serían envidia de los arribistas de “las casitas del bario alto”, a las que le cantaba Víctor Jara.

La historiadora Catherine Valenzuela ha realizado investigaciones y publicaciones sobre la historia social de los obreros ferroviarios, y ahora junto al arquitecto Luis Rojas, se adjudicó un Fondart que les permitirá vincular con el pasado a los actuales vecinos.

“El Circuito Santiago Industrial y Obrero es un proyecto cultural que aborda el patrimonio de tres territorios en torno a la red de ferrocarril de la capital; el barrio los Carmelitas, ubicado al norte de la Estación Mapocho en Independencia; el barrio obrero y ferroviario San Eugenio, en Santiago Centro; y en San Bernardo el barrio asociado a la Maestranza Central de Ferrocarriles”, contó Catherine.

Pocos saben que el paso del ferrocarril por San Bernardo significó un reordenamiento y valorización de las propiedades que entonces estaban surgiendo en ese lugar. Además se crearon viñas, moliendas y otras actividades vinculadas a la creciente industrialización agrícola.

Marcado a fuego entre los obreros ferroviarios quedó la tragedia que ocurrió en la estación de San Bernardo en julio de 1955. El tren número 3 con destino a San Rosendo estaba detenido a la espera de pasajeros cuando por la misma línea fue impactado a gran velocidad por un convoy a vapor con destino a Pichilemu.  Debido a una densa neblina, el conductor no se percató de que su tren no tenía autorización para entrar a la estación, y los dos últimos carros de madera del ferrocarril detenido fueron destrozados, 45 personas fallecieron, mientras que el hospital parroquial se hizo chico para atender a más de 50 heridos.

Catherine Valenzuela La historiadora Catherine Valenzuela. / Cedida.

"La gente no conoce la historia de los lugares por donde camina todos los días y se emociona cuando se acerca a ella", explicó la historiadora.

Entre las actividades que se desarrollarán para divulgar el legado obrero ferroviario destaca un coloquio, que se realizará el 13 de julio a las 10.30 horas en el Salón Gobernadores del Museo Histórico Nacional. En la charla denominada "patrimonio industrial de Santiago", varios expertos en el tema compartirán con vecinos de los zonas influenciadas por el tren y con público general. La entrada en gratuita y los interesados pueden obtener más información en el instagram “circuito_stgo_industrial”.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo