Cómo ver el eclipse solar y no sufrir daño irreversible en el intento: precauciones y recomendaciones de especialistas para seguir el evento

Especialistas hacen hincapié en observar el eclipse solar solo con lentes con certificación ISO y no observar el fenómeno a través de prismáticos, cámaras, telescopios y binoculares.

Por Felipe Betancour

A eso de las 15:22 de este martes comenzará el eclipse solar en Santiago. El evento astronómico, que se vera en todo el territorio nacional, ha generado gran expectativa ya que el último fenómeno de este tipo que vivimos en nuestro país sucedió en 1994.

Más allá de la expectativa generada por el eclipse, los especialistas han hecho un llamado a tomar las precauciones necesarias para evitar daños, que pueden llegar a ser irreversibles, en los ojos.

El Dr. Roridgo Vidal, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico Universidad de Chile (HCUCH), explica los riesgos de mirar al sol, sea con o sin un eclipse, y por qué es urgente que todas y todos, incluyendo de forma especial a los niños, tengan protección para mirar este evento astronómico.

El sol es dañino para la vista sea cual sea el contexto, "y este es un daño permanente, irreversible, y que no cuenta con tratamiento alguno", indicó el Dr. Vidal, quien no sólo aconseja usar lentes con certificación ISO 12312-2 o su equivalente como, por ejemplo, vidrio de soldador grado 14 o superior, sino también que estos instrumentos estén en buenas condiciones. "Debemos descartar el uso de lentes doblados, dañados o incluso con algún tipo de fisura, porque ellos no aseguran el nivel de protección con el que se debe contar", puntualizó el también académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

Además, hizo un llamado especial a "cuidar a nuestros niños, que pueden verse tentados a quitarse la protección de sus ojos durante un episodio como el eclipse, por lo que debemos tener un especial cuidado con ellos", y también que el eclipse tampoco puede ser visto a través de objetos de observación como prismáticos, cámaras, telescopios, binoculares u otros de similares características, sin el filtro adecuado.

Evitar el daño en la retina por el eclipse solar

Por su parte, el jefe de la cátedra de Oftalmología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Martin Hoehmann, tiene una visión más estricta sobre los cuidados para el eclipse especialmente en jóvenes y niños.

“Los niños y los adolescentes son más susceptibles de sufrir daños al mirar el eclipse no solo porque suelen sacarse los anteojos especiales -al no estar conscientes del daño, y por eso hay que vigilarlos-, sino por el hecho de que en los jóvenes el cristalino, que es el lente natural del ojo que enfoca la luz hacia la retina, es más transparente y deja pasar más luz que el cristalino de personas de mayor edad”, asegura el especialista de la UV, quien además es el subjefe del servicio de Oftalmología del Hospital Carlos van Buren de Valparaíso.

Lentes eclipse Agencia Uno

En efecto, el academico sostiene que la acción de mirar el sol no es natural y por eso hay que protegerse. “Por eso, y aun cuando dispongan de anteojos certificados con la norma ISO 12312-2, yo les recomendaría a los padres de niños pequeños que ojalá lo hagan en forma indirecta, mediante métodos de proyección simples. Por ejemplo, a través de una cartulina u otro material que permita ver la sombra o el efecto que el eclipse genera en el suelo o en un papel. Y si les permiten ver el eclipse, que se aseguren de que sus hijos lo hagan utilizando los lentes de protección con el filtro solar que dicta la norma y por períodos muy cortos, para evitar daño”, sostiene el doctor Hoehmann.

No más de un minuto

El oftalmólogo también advierte sobre el daño que igualmente pueden producir otros fenómenos naturales o acciones similares.

“Antiguamente, este tipo de daño en la retina se daba solamente por mirar el sol, pero en la actualidad también se ha diagnosticado por ver relámpagos, realizar soldadura al arco sin protección -lo que pueden además afectar la córnea, que es algo muy doloroso- y por el mal uso de los punteros láser, de los que también hay casos con daño irreversible en la retina”, asegura Martin Hoehmann.

También advirtió sobre los efectos que tiene la técnica de mirar al sol para curar cuerpo y mente –Sungazing o sun yoga-, que cada día practica un número mayor de personas.

“Si se va a mirar con la protección recomendada igualmente hay que hacerlo por períodos cortos de observación (no más de un minuto y medio), con pausas entre una observación y otra, y ojalá hacerlo en forma indirecta. Además, no se debe olvidar que exponerse al sol de esta manera podría generar, a futuro, daños en piel de los parpados (cáncer) e incluso cataratas”, concluye el especialista.

Recomendaciones

 

  • No mires al sol directamente.
  • Utiliza lentes especiales con filtros que cumplan la norma y tengan la etiqueta ISO 12312-2. Dichos filtros no sólo reducen la luz solar visible a niveles seguros y cómodos, sino que además, bloquean la radiación solar ultravioleta e infrarroja en tus ojos.
  • Revisa que el filtro de tus lentes esté en buen estado, sin rayaduras ni perforaciones, y que no tenga una antigüedad mayor a tres años.
  • Nunca mires el sol a través de una cámara de fotos tradicional, una cámara de teléfono, binoculares, telescopios o cualquier otro dispositivo óptico que no tenga un filtro solar certificado para dicho uso.
  • Ten en consideración que los filtros hechos en casa como el vidrio ahumado -por ejemplo- o las gafas de sol tradicionales, no son seguras para mirar el sol, aunque estas sean oscuras.
  • No utilices por ningún motivo una placa de radiografía para ver el sol.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo