La escandalosa brecha salarial en el mundo entre quienes ganan más y menos

Informe de la OIT recalca que la distancia entre ganan más respecto de los que perciben menos no disminuye y, en algunos casos, aumenta con el bajo crecimiento de la economía mundial, y experto señala que Chile no es ajeno a este contexto.

Por Pablo Contreras Pérez

No es algo que no se sepa, pero ponerlo en cifras concretas lo hace parecer lapidario. El 10% de los trabajadores perciben 48,9% de la remuneración mundial, mientras que los trabajadores de salarios más bajos reciben sólo 6,4%, revela una nueva serie de datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El reporte da cuenta además que 20% de los trabajadores con ingresos más bajos – cerca 650 millones de personas – perciben menos de 1% del ingreso laboral mundial, una cifra que apenas ha cambiado a lo largo de los últimos 13 años.

Si bien, el organismo destaca que estos nuevos datos muestran que, en general, la desigualdad de los ingresos laborales a escala mundial ha disminuido desde 2004. Sin embargo, esto no se debe a una reducción de la desigualdad en los países; en realidad la desigualdad de remuneración a nivel nacional está aumentando.

El informe  constata que a nivel mundial la proporción del ingreso nacional que va a los trabajadores está disminuyendo, pasando de 53,7 por ciento en 2004 a 51,4 por ciento en 2017. “Los datos muestran que en términos relativos, el incremento de los salarios laborales más altos están asociados con pérdidas para todos los demás, ambos, los trabajadores de la clase media y los que perciben los ingresos más bajos ", sostiene Steven Kapsos, jefe de la Unidad de producción y análisis de datos de la OIT.

En ese sentido, al analizar la distribución del salario medio entre los países, constata que la parte recibida por la clase media -60% de los trabajadores de nivel medio- descendió entre 2004 y 2017, pasando de 44,8 a 43%. Al mismo tiempo, la proporción recibida por el 20% de las personas mejor remuneradas aumentó, de 51,3 a 53,5%.

En tanto, Roger Gomis, economista del Departamento de Estadística de la OIT, señaló que “la mayoría de los trabajadores del mundo subsiste con un salario notablemente bajo y para muchos tener un empleo no significa ganar lo suficiente para vivir.

Es severo al señalar que A nivel mundial, el salario promedio de los trabajadores en la mitad inferior de la distribución de los ingresos es de apenas 198 dólares mensuales. Así “el 10% más pobre tendría que trabajar tres siglos para ganar lo mismo que gana el 10 por ciento más rico en un año”, concluye.

Chile alineado

Pese a que este informe incluye un análisis de 189 países, no hace distinción entre cada uno de ellos. Pero sí hay estudios que se han hecho en Chile que dan cuenta de que no estamos tan lejos de este contexto que muestra la OIT.

Solo por dar un dato, un último estudio de la Fundación Sol de abril pasado, dio cuenta que el ingreso laboral promedio mensual de los chilenos fue $516.892 líquidos. Sin embargo, el 50% de los trabajadores percibe $350 mil líquidos.

Benjamín Sáez, investigador de Fundación Sol, recalca que este informe de la OIT da cuenta que en el último año “los salarios a nivel mundial crecieron a un nivel tan bajo desde el 2008, el año de la crisis, en trono al 1,8%”, lo que ha estado alineado con el bajo crecimiento económico.

“El problema es que cuando se profundiza este crecimiento rezagado, quienes se ven más afectados, son quienes reciben los salarios más bajos”, recalca el especialista.

Y el asunto es que nuestro país no está ajeno a esto. “Lo que observamos en Chile es una tendencia que está acoplada a nivel mundial”, dice Saez, apuntando a que los sueldos “no han crecido al ritmo que crece la economía, hay un estancamiento”.

Pero el investigador recalca que esta no es una foto de ahora, sino que una tendencia de años anteriores. De hecho remarca que si en los años 90, la economía chilena creció en torno a 6,3% anual, “en ese periodo los salarios medios creciero en 2,9%, a la mitad del ritmo, situación que se repitió a la década siguiente.

Sáez sostiene que son varios los factores que explican esto, pero subraya que tiene que ver con la “baja cobertura en la negociación colectiva y de derechos comectivos, el poder de negociación de los sindicatos no es alto”, lo que afirma que esto impide que el crecimiento se redistribuya.

Y cuando se menciona la baja productividad del chileno, el experto señala que en el caso de Chile los ingresos “no se ajustan a los cambios de productividad, sino qie más bien van por detrás”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo