A mujer diabética argentina le amputaron la pierna equivocada

Al despertar de la anestesia fue la propia paciente quien tomó conciencia de que los cirujanos se habían equivocado.

Por Sebastian Foncea

Los problemas circulatorios que causa la diabetes muchas veces terminan con la amputación de pies, o en el peor caso de una pierna, y ese era el procedimiento al que se iba a someter una argentina jubilada de 67 años en el nuevo Hospital de Berazategui, al sur de Buenos Aires.

La pobre señora, de nombre Magdalena, ya había sufrido la amputación de un dedo, por eso constatar cuál era la pierna enferma, que debía ser cortada a la altura de la rodilla, era aún más fácil.

Al despertar de la anestesia, fue la propia paciente quien tomó conciencia de que los cirujanos le habían cortado la pierna sana.

Mayra es hija de la afectada, y declaró a la prensa que "claramente el médico no sabe qué pierna amputó. La pierna derecha era la que estaba en proceso, figura en la historia clínica, no sé qué pasó. Cuando entramos a la habitación nos dimos cuenta enseguida".

"Cuando levanté las sábanas, vi que era la pierna izquierda la que habían amputado y fui a ver al médico y lo encontré. El doctor Gonzalo Cardozo estaba muy nervioso, no tenía palabras, no sabía qué decirme. Justo llegan dos amigas mías, ellas escucharon la discusión, pero no sabía qué decirme. Más encima es el mismo médico que le había amputado el dedo de la pierna afectada. El pie estaba vendado, había que sacarle esa protección y proceder en esa misma pierna", acusó Mayra.

Como si eso fuera poco, la hija contó que a su mamá "la mandaron a una sala común, y ella es diabética, hipertensa, no podía entender que la mandaran ahí. Ella requiere otros cuidados. Luego pudimos conseguir que la trasladaran".

"Tuvimos que llamar a la policía. También quise hablar con otro de los médicos que atiende a mi mamá, pero no pude. Yo no voy a parar hasta la sacarle la matrícula a Cardozo para que no siga atendido", dijo Mayra.

La causa quedó en manos de la UFI Nº 7 de Berazategui, cuya titular la caratuló como "lesiones culposas". Hasta el momento ningún representante del centro de salud se ha referido al imperdonable error, y para peor ahora la señora deberá someterse a la amputación de la pierna mala, pero obviamente lo hará en otro hospital.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo