Mayor Guzmán y Rodrigo Hinzpeter: grupo anarquista explica por qué escogieron esos objetivos

"Los poderosos son de carne y hueso, son identificables, vulnerables y destruibles… Vamos por ellos", dice el comunicado.

Por Fresia Ramírez

“Reivindicamos el envío de dos paquetes bomba compuestos de pólvora negra y dinamita dirigidos a Rodrigo Hinzpeter y al mayor de Carabineros Manuel Guzmán de la 54 comisaría de Huechuraba”, comienza el comunicado difundido por la página “Contrainfo”. El sitio es una red de difusión de grupos anarquistas del mundo.

“Cómplices Sediciosos/Fracción por la venganza”, es el nombre de la organización firmante. A través del comunicado explican las razones de los atentados: dos personas específicas. Y es que a pesar de que el artefacto que llegó a través de Correos de Chile a la comisaría de Huechuraba hirió a cinco carabineros, los anarquistas defendieron que su idea era afectar sólo a dos personas.

Estos serían el mayor de Carabineros Manuel Guzmán y el ex ministro Rodrigo Hinzpeter. "Nuestros enemigos son claros, no nos interesa ni buscamos dañar o herir a cualquier persona”, escribieron.

Por qué Manuel Guzmán

“Manuel Guzmán, mayor de Carabineros de la 54 comisaria de Huechuraba, cuartel policial encargado de reprimir y controlar el territorio donde en el año 1998 sus antiguos colegas asesinaron a la compañera anarquista Claudia López durante los enfrentamientos callejeros de septiembre”. Así el grupo justifica su acción hacia el recinto, pero dejando la puerta abierta a cualquier otra comisaría. “Cualquier comisarÍa es un objetivo válido”, reza el comunicado.

Por qué Rodrigo Hinzpeter

Rodrigo Hinzpeter, ministro del Interior del anterior gobierno de Sebastián Piñera, fue el otro afectado. Para el grupo el ex ministro habría estado "encargado de desatar la represión a comunidades mapuche en lucha, a entornos anarquistas y a sectores estudiantiles movilizados y radicalizados en el fragor de la lucha callejera. Carga con los cadáveres de Manuel Gutiérrez, los 81 presos de la cárcel San Miguel y los heridos de las revueltas de Aysén y Freirina. Actualmente cuenta con un puesto directivo en el grupo Quiñenco perteneciente al infame grupo Luksic cuyos tentáculos se expanden en cada vez más ámbitos desde bancos hasta canales de televisión, transformando nuestras vidas en mercancía y valor transable”.

“Esta operación de dos ataques con explosivos son un claro acto de venganza y guerra contra individuos específicos que sostienen y dirigen este mundo. Sus actuaciones no quedaron en el olvido. Respondemos mediante la acción violenta anárquica que se enmarca y es un aporte a la nueva guerrilla urbana”, manifiestan.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo