Telescopios made in Chile: Iniciativa busca que los hallazgos de planetas en nacimiento se hagan con espejos chilenos

Un equipo de científicos usó fibra de carbono para crear espejos. Están comprobando su fiabilidad en el Paranal para luego usarlos en telescopios extranjeros.

Por Gabriel Arce

Nuevos planetas que potencialmente alberguen vida, galaxias gigantes chocando entre sí y hasta el horizonte de sucesos de agujeros negros. Todos ellos, grandes hallazgos científicos que tienen a Chile como lugar físico, pero a observatorios e iniciativas científicas extranjeras como protagonistas.

Eso quiere cambiar un equipo conformado por el Núcleo Milenio de Formación Planetaria (NMFP), quienes están desarrollando espejos astronómicos de manufactura nacional, con el fin de que otros telescopios de proyectos internacionales miren al cielo con "ojos chilenos".

“Chile es un laboratorio natural en astronomía, y junto con explotar esta característica debemos ser también capaces de asociarlo a la producción de tecnologías relacionadas, labor que está cumpliendo actualmente el NMFP”, afirma Nicole Ehrenfeld, directora ejecutiva de la Iniciativa Científica Milenio.

Lo que el equipo tiene hasta ahora son lentes de 50 centímetros de diámetro. La misión, sin embargo, es que luego de un período de pruebas, se confeccionen cuatro espejos montables de un metro de diámetro cada uno, para generar así un solo gran lente. ¿Su fin? ser usados en la red de más de 20 telescopios del mega proyecto Planet Formation Imager (PFI). 

espejos astronómicos Espejos astronómicos hechos por el Núcleo Milenio de Formación Planetaria. / NMFP

"El proyecto busca  observar planetas en formación. Generalmente se descubren planetas ya formados, pero nosotros queremos que sea mucho antes. Por eso queremos producir un telescopio con un espejo muy grande, eso aumenta la resolución con la que puedes mirar el cielo", explica a Publimetro Carol Rojas, astrónoma miembro del NMFP.

La relación es simple: a mayor tamaño del espejo, mayor cantidad de luz, y por tanto resolución, captan desde el espacio.

En efecto, la red de telescopios permitirá que juntos equivalgan a un lente del tamaño de decenas de miles de kilómetros. "Los planetas se forman al rededor de las estrellas. Tenemos que buscar estrellas jóvenes que tengan un disco donde se estén formando planetas y que tengan una orientación favorable hacia nuestro planeta. Hay que encontrar partes más oscuras, indicador de que hay planetas que se están formando", relata la astrónoma.

A la fecha, los espejos chilenos se están probando en el Observatorio Paranal, ubicado en la Región de Antofagasta, para evaluar cómo se comportan ante las condiciones atmosféricas y climáticas. Eso, porque el equipo de científicos propone una nueva fórmula que podría cambiar la tecnología en telescopios ópticos: que en vez de vidrio en su base, los espejos usen fibra de carbono.

"La ventaja es que es mucho más liviana que el vidrio. Por eso los espejos de vidrio son tan aparatosos de transportar, en cambio con la fibra de carbono es mucho más liviano, más delgado y flexible. Además es más barato de producir", afirma Rojas.

Desarrollar estos espejos requiere de una precisión extrema. Lo más difícil, dice Rojas, es producir la curvatura necesaria para que la fibra de carbono, que es opaca, refleje la luz. Esa misión la cumple Claudio Lobos, técnico especialista en la construcción y pulido de espejos astronómicos.

La meta a largo plazo, explican desde la agrupación, es que el país desarrolle desde cero sus propios telescopios, para sacarle provecho a los cielos prístinos con tecnología íntegramente nacional. Paralelo a eso, buscan que los espejos se entreguen a colegios de todo Chile, para hacer de cualquier centro educacional un mini observatorio.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo