Las consecuencias de no manejar bien la llegada de un nuevo trabajador

Daños al clima laboral y a la reputación de la empresa u organización son algunas de ellas.

Por Publimetro

Los programas de integración de los nuevos trabajadores también son un paso importante del reclutamiento. Cuanto antes se sientan bienvenidos y preparados para cumplir su función, más rápido tu empresa cosechará los frutos de sus habilidades y experiencia.

Es probable que el directivo designado para esta tarea esté muy ocupado y no tenga tiempo de llevar a cabo una sencilla y comprensible inducción para el nuevo miembro de su equipo, ante lo cual es muy importante ser consciente de que ello podría implicar algunos riesgos.

En ese sentido, recibir a un nuevo integrante en el equipo considera varios pasos importantes. Karina Pérez, directora de Robert Half en Chile, señala que “la preparación para la integración de un nuevo funcionario debe comenzar mucho antes de su llegada. Se debe ayudar al nuevo funcionario a prepararse para su primer día. Se deben brindar detalles importantes sobre el lugar de trabajo antes de que llegue. Hay que asegurarse de que reciba información sobre el dress code, lugar para estacionar u opciones de transporte público y, lógicamente, el horario de llegada a la oficina”, apunta.

Agrega que además, se debe organizar un espacio de trabajo funcional. El nuevo colaborador necesita estar activo en sus funciones desde el primer día. Eso significa tener una línea telefónica y una cuenta de e-mail establecidas antes de su llegada, además de un espacio de trabajo limpio listo para usar.

Karina Pérez destaca también la orientación. La confianza y claridad son esenciales para que los nuevos funcionarios realicen el trabajo para el cual los contrataron. Por lo tanto, hay que asegurarse de que la empresa introduzca formalmente al nuevo colaborador al resto del equipo y, principalmente, al nuevo jefe.

Efectos negativos

Es crucial que el nuevo empleado sea formado para lograr el éxito a largo plazo, mediante un buen proceso de inducción. Invertir tiempo en esta etapa ayudará a asegurar que la persona no solo se conecte más rápido, sino también que avance a mejor ritmo en beneficio de la compañía.

De no hacerlo, según la experta, se pueden presentar cuatro problemas principales que podrían suponer un problema para la empresa:

  1. Falta de productividad. El nuevo empleado podría avanzar con dificultad y necesitar muchos más meses de los esperados para desenvolverse y trabajar en forma efectiva.
  2. Impacto en la reputación de la compañía. Según una encuesta de la empresa australiana de empleo Seek, más de la mitad (51%) de los entrevistados consideró que la compañía no cumplía con las expectativas iniciales. Los comentarios negativos sobre esta podrían afectar negativamente su capacidad para atraer y retener a los mejores talentos en el futuro.
  3. Pérdida del nuevo empleado. De acuerdo a un estudio reciente de la división australiana de PwC y LinkedIn, el 23% de los nuevos empleados deja su trabajo en los primeros 12 meses.
  4. Impacto en la cultura de la compañía. Tenga en consideración el impacto que podría suponer para sus empleados si un nuevo miembro se va demasiado pronto. Una encuesta reciente elaborada por Australian Human Resources Institute (AHRI) arrojó que más de la mitad (58,5%) de los consultados considera que un alto nivel de rotación tiene un efecto negativo sobre el desempeño del resto de los trabajadores.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo