Dólar en el cielo, cobre por los suelos y bajo crecimiento: el elemento que falta para que en Chile se desate la "tormenta perfecta" en la economía

Con la divisa norteamericana y el metal rojo en el peor escenario, una explosión en el precio del petróleo podría corroer aún más la tasa de crecimiento. El empleo sería el más susceptible.

Por Gabriel Arce

El inicio de semana tuvo un ánimo bastante convulsionado en lo que a economía se refiere. Y claro, si ayer se vivió uno de esos días en que todos los elementos apuntan a que las cosas andan mal: pésimo crecimiento, el dólar por los cielos y el precio del cobre por los suelos.

La primer noticia que golpeó este lunes fue el magro Imacec, en que el Banco Central cifró en junio un crecimiento para la economía chilena del 1,3%. En paralelo, la combinación trágica: mientras el dólar se transaba por sobre los $720, marcando un explosivo aumento respecto de la última jornada de cierre del viernes, en contraparte, la Bolsa de Metales de Londres cerró el precio del cobre bajo la línea estratégica de los US$2,6 la libra, pero cifra en dos años.

Parte de las miradas están en el Imacec minero, pilar de la economía chilena, que registró este mes un pobre 0,3% de crecimiento.  Afuera las cosas no están mucho mejor, porque la especulación sobre el recrudecimiento de la guerra comercial, que ahora se refleja en un 25% más de aranceles que anunció Trump contra los productos chinos, afiebró el dólar.

La pregunta es, ¿se puede estar peor de aquí a fin de año? El análisis de Jorge Gajardo, académico de la Escuela de Economía y Negocios de la U. Central, plantea que sólo falta un elemento para que se concrete la ecuación de la tormenta perfecta.

"Lo que pasa con el dólar tiene que ver con la debilidad del cobre y, por supuesto, como trasfondo está la guerra comercial. Lo que uno debe proyectar si se mantiene la guerra, es que China y tros países lo van a sentir y van a demandar menos cobre. Por lo tanto, vamos a tener menores ingresos y la contracción de la demanda va a generar una caída mayor, que ya la estamos percibiendo", dice el economista.

Bajo este escenario, para el experto es derechamente imposible que el crecimiento a fin de año llegue al 3% que promete el Gobierno. "Tengo la impresión, y la comparten varios colegas, de que aquí ha habido poca sinceridad de lo que está pasando en la economía por parte del Gobierno. Este año ya ese imposible que se crezca ni tan siquiera a esa tasa", explica el académico.

Según transcurre el año, no es descabellado pensar que el recorte de la tasa de crecimiento desemboque en un nuevo resentimiento del empleo y en el flujo de las exportaciones del país. Aquí, el petróleo podría ser el golpe de gracia. "Para que haya una tormenta perfecta debe pasar algo en la geopolítica. Está complejo el tema con Irán y eso pudiera generar un alza en el precio del crudo muy grande. Eso puede ser fatal para Chile, en el sentido que un precio del cobre muy bajo, del crudo muy alto y una baja tasa de crecimiento, sí que sería la tormenta perfecta", afirma Gajardo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo