Bolsonaro dejó al amazonas sin otro benefactor más

Noruega congeló los fondos que entrega a Brasil para contrarrestar el cambio climático, sumándose a Alemania que este sábado ya detuvo sus fondos.

Por Constanza García Tironi

Las políticas medioambientales de Brasil están produciendo efectos en los sustentadores del Fondo Amazonia que busca detener la deforestación de los bosques brasileños.

Noruega uno de los principales contribuyentes para la preservación del Amazonas, decidió detener su aporte de al rededor de 33 millones de dólares. Se tomó está decisión por la aceleración que ha tenido la deforestación este último año.

Otro de los miembros que financian el Fondo Amazonia, Alemania la semana pasada también detuvo su contribución monetaria por dudas con la política gubernamental de Brasil en relación con la reducción de la tasa de deforestación.

El Fondo Amazonia, que además de los dos países antes mencionados también tiene a la empresa petrolera Petrobras como benefactor, ha realizado 103 proyectos para la preservación del ecosistema de la zona. En total, el monto traspasado ha sido un poco más de 1.275 millones de dólares. Noruega puso $1.200.000, un 94% de los aportes.

El presidente brasileño contestó a Noruega, "en Noruega hay matanza de ballenas. No tienen moral para dar ejemplos. Y además retira petróleo al Polo Norte". Bolsonaro añadió que Noruega podría destinar esos fondos para replantar Alemania. Al país germano, el mandatario tampoco le dedicó frases muy amables después de su retiro diciéndole, "pueden usar ese dinero como mejor les parezca. Brasil no lo necesita".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo