Instituto Nacional no se cierra: mantendrán calendario y medidas de control en el "foco de luz de la nación"

Además aseguraron que no habría problema de falta de rector.

Por Fresia Ramírez

Tras una breve reunión realizada ayer entre autoridades de Gobierno y del Instituto Nacional, la conclusión fue unánime: no se cierra el recinto con más de 200 años de historia. "No queremos que un puñado de alumnos sigan poniendo en jacque al foco de luz de la nación", dijo el alcalde Felipe Alessandri.

En cuanto al peligro de quedarse sin rectoría en el Instituto, las autoridades tranquilizaron. “El Rector termina su periodo el 30 agosto y vamos a nombrar a un director interino hasta elegir director titular que tendrá el desafío de liderar le proceso de modernización”, afirmó el alcalde de Santiago. Además reafirmó que continuarán con la medida de revisión de mochilas para “sacar a las manzanas podridas y aplicar la ley Aula Segura cuando corresponda”

Violencia en el Instituto Nacional

Temprano en la mañana de este lunes ya se vivía un tenso escenario que incluyó un fuerte contingente de efectivos de Fuerzas Especiales resguardando y vigilando la entrada de los estudiantes del Instituto. “Parece una cárcel”, criticaron varios de los estudiantes en el ingreso al establecimiento y los apoderados calificaron de "excesivo" el operativo para iniciar las clases.

Horas más tarde carabineros ingresó hasta el interior del colegio para detener estudiantes, los que acusaron uso excesivo de fuerzas y lanzamiento de bombas lacrimógenas al interior del establecimiento lo que provocó que los alumnos se retirarán de las dependencias para escapar de los gases y policías. Sin embargo no todos los estudiantes salieron del establecimiento, desencadenando una batalla campal entre jóvenes y uniformados.

Tras los enfrentamientos, Carabineros informó que seis funcionarios resultaron lesionados por elementos contundentes y pedradas que encapuchados les arrojaron en los incidentes de este lunes.

Suspensión de clases

Las autoridades decidieron suspender las clases para lo que restaba de la jornada, mismo escenario del viernes recién pasado cuando también se tuvieron que cancelar las clases debido al clima de hostilidad que se respiraba entre el humo de las lacrimógenas.

Por su parte, el presidente de los estudiantes, Rodrigo Pérez, reconoció que es difícil identificar a todos los que participan de los actos violentos. El dirigente además reclamó por no ser invitado a la reunión de la tarde acusando que ni el municipio ni el Gobierno no tienen un "entendimiento profundo sobre cuáles son las problemáticas que se arrastran desde hace bastante tiempo en la comunidad".

"Hay estudiantes -que participan de los desmanes- que son parte de la comunidad educativa, pero existe toda una red y un proceso que tiene a agentes externos que tienen hoy más complicado el escenario”, sostuvo el representante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo