No se permiten niños: ¿Nueva opción o discriminación?

Entiende que si el bebé llora en un restaurante, es porque es un bebé y no quiere arruinarte la vida.

Por Luz Lancheros

Soportar berrinches y pataletas, mientras hay padres que son simplemente indiferentes, es la versión del Infierno para muchas personas. Sí, hay gente que ya no ve el tener niños como la realización de un sueño. De hecho ,se está posponiendo la paternidad a edades más tardías y hay poblaciones cuya natalidad está decreciendo, sobre todo en Europa y países como Canadá y Japón, entre otros. ¿Por qué gastar en pañales y colegiaturas impagables cuando puedes ir a un lugar… sin ellos?

Es una idea que indigna a muchos, ya que para muchos detractores es discriminatoria no solo para los niños sino para sus padres, que también tienen derecho a ir a los mismos espacios  que a nivel de mercado han tenido crecimiento, no exentos de polémicas.

De hecho, el sitio Adult Only Holidays tenía 100 establecimientos inscritos en 2012, hoy tiene más de 400. Hay restaurantes en todo el mundo que tienen manuales de comportamiento para padres con sus hijos e incluso que no los admiten en el lugar. Así ha pasado también con aerolíneas como Malaysia Airlines, que no admite bebés desde 2011 en primera clase, Air Asia X, que tiene la Quiet Zone, vetada para menores de 12 años, lo mismo que Scoot, que por un coste ofrece sillas donde no se pueden sentar menores de edad.  Esto pasa tabién con los hoteles. Pero aparte del derecho de admisión y de crear un espacio alternativo, hay otros factores, como la seguridad. O eso fue lo que planteó el ingeniero de sonido mexicano Ángel González hace dos años, en un hilo viral sobre por qué no se debería llevar bebés a los cines: el sonido es tan fuerte, que afecta y daña a sus tímpanos en desarrollo.

 

Ahora, el problema  es que esto se ha trasladado a lugares públicos como parques e incluso para encontrar casa, ya que en varias ciudades la renta es dificultosa para las personas con hijos. Y ante eso, la ley insiste en que no debe existir discriminación. Pero, ¿se ha llegado al punto de odiar a los niños, o sencillamente es una protesta contra los padres que no saben controlarlos? ¿Y qué pasa con estos padres?

¿Falta de empatía? 

Un episodio en un vuelo Cancún- México se hizo viral: los padres de Lorenza, el año pasado repartieron tapones para los oídos para los pasajeros, explicándoles que por su edad estaría bastante incómoda. Algo similar hicieron Amal Clooney y George con sus gemelos en un vuelo. Y si bien hay padres que se despreocupan absolutamente por sus hijos (y nadie les puede decir nada), también es duro para ellos no salir, o salir con sus hijos.

“Me parece que nos quieren, sobre todo a las madres que estamos con los niños, que vayamos a lo privado, donde no incomodemos a nadie”, le explica la historiadora y madre Viviana Toro a Metro. “Para mí es entendible que la publicidad ahora se vuelque a los solteros y a los que no son padres, pero hasta qué punto es aceptable. ¿En algún momento habrán servicios vetados para nosotros?”, cuestiona. “Hay que entender que los niños de 2 a 6 años están aprendiendo a reconocer y manejar sus emociones.

Un niño con una pataleta no se calma a la primera y en todo caso, ¿cuál es el tipo de corrección que esperan de uno?”, pregunta y menciona lo que hizo la aerolínea Jet Blue, que premió a los pasajeros que fueron en un vuelo donde varios niños lloraban y les dieron descuentos por ello. Y los padres protestan. Cuando el restaurante Rome baneó a los niños en 2013, el blog Scary Mommy tituló su artículo con contundencia: “¿Sabes quiénes odian más a los niños gritones en los restaurantes? los padres”.

“Si bien ahora ya no es el proyecto de muchos no tener niños y no gustar de ellos ya no es  sancionado socialmente, las dos posiciones que hay en un lugar como en el cine son egocéntricas: no traigas a tus hijos porque me molestan, yo traigo a mis hijos. Podemos ver películas con nuestros hijos, pero si no los tenemos, podemos compartir escenarios comunes. Ahora, en aviones, donde no tengo opciones, al ver a niños que lloran no podemos establecer juicios y crítica: hemos olvidado que si bien son hijos de otro, como adultos influimos en ellos. Por otro lado, los padres deben establecer límites, pero si bien yo me declare como una persona que no guste de los niños, esto no significa que ellos no sean mi responsabilidad. Cuando entendamos que la crianza es comunitaria no existirán esas barreras”, explica a Metro Carine Gómez, Decana (E) de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, y Directora de Psicología Virtual de la Fundación Universitaria Areandina.

Sí, podemos detestar a los niños, alejarnos de ellos. Pagar por ello, lo admitimos abiertamente . Pero en espacios comunes, ¿la culpa es de los niños o de padres que hacen (o no hacen) todo lo que pueden? Detrás de cada pataleta hay un padre que quizás pueda estar muy desesperado.

 

Paternidad Millennial: así son los padres y madres actuales

 

Mariale Pascua, consultora de WGSN, muestra a Metro cómo ha evolucionado el tema con en resumen de varios reportes que hablan de sus formas de consumo.

Posponiendo la paternidad 

 

Los millenials son una de las generaciones más empobrecidas. Son los más educados, pero son los más pobres y eso hace que pospongan el tema de los hijos y cambien de prioridades. Para la mujer se vuelve una opción y ya no hay temor de ser disruptivos. También ha cambiado la forma en cómo vivimos la edad. En Europa, por ejemplo, una persona de 60 años ya no es considerada de la tercera edad sino hasta los 74 años. Esto hace que cambie el  cómo nos sentimos en cuanto a la edad que tenemos. También, la madre millennial alarga la fertilidad. Para 2016, el 53% de nacimientos registrados en UK fueron de madres de 30 y más años. Entonces, la edad de maternidad ha aumentado de 30.3 a 30.4 de 2015 a 2016 y las mujeres tienen hijos a mayores edades. Incluso a los 40 tienen hijos. Es normal. Por otro lado, la mayor causal de divorcios es el tema financiero y tener hijos es muy costoso. Por eso, muchas familias dejan los hijos para más adelante o prefieren no tenerlos por ese tema. Cambia toda la forma en que consumen, ya que ambos son padres trabajadores.

Cambiando los roles 

Para 2014 se veía que la madre es la que comienza a ganar dinero. El 49% de las ellas trabajan a tiempo completo, versus un 11% en 2009. La mujer planea el tema de los hijos alrededor de su trabajo y su vida, ya no se queda en casa y ya está. Por otro lado, los hombres están rediseñando el estereotipo: vemos cada vez más espacios que buscan y proponen que el papá esté más involucrado con los niños. Es la primera generación de hombres que se cuestiona el hecho de tener hijos, porque ya los ve como responsabilidad compartida.

Espacios para padres millennials y niños alfa 

Los alfa (hijos de los millennials) son una generación interesante y fuerza de consumo gigantesca. Son nativos digitales y necesitan tambien más experiencias basadas en lo digital, el storytelling, la personalización y la sostenibilidad, así como viajes educativos y enriquecedores. Lugares como OneLife Game of Antikythera, Color Factory, Museum of Ice Cream y las experiencias de viajes de turismo espacial, por ejemplo, son un modelo de cómo se pueden vivir este tipo de experiencias para nuevos padres e hijos.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo