Un huracán como Dorian en Chile: "Sería una locura, que Dios nos pille confesados"

Expertos descartan la posibilidad de que un fenómeno así de destructivo ocurra en nuestro país debido a la baja temperatura del mar que nos congela los huesos cuando metemos las patitas para bañarnos.

Por Sebastian Foncea

El huracán Dorian ya azotó Bahamas, se encamina lentamente hacia el oeste y en Florida lo esperan encomendados a Dios, porque ha registrado vientos de más de 350 kilómetros por hora.

En Chile estamos súper lejos de la zona afectada, pero en mayo extrañamente hubo tornados, y nuestro país no está preparado para esos fenómenos; menos para un huracán.

Afortunadamente la meteoróloga Yael Szewkis, explicó que sería "muy, muy difícil que algo así ocurriera por acá en muchísimo tiempo". La mujer del tiempo de TVN dijo que la razón es que la temperatura del mar que tranquilo nos baña es mucho más baja, unos 15 grados menos que en las zonas en donde los huracanes son frecuentes. "Es prácticamente imposible", dijo.

Similar es la explicación del jefe de la carrera de  técnico en medio ambiente del IMDA, Jorge Greene. "Una diferencia significativa en las aguas del Atlántico es su alta temperatura en comparación con las de nosotros. Es muy desagradable bañarse en el mar en Chile porque se te congela hasta la vida, pero también es una ventaja la baja temperatura de la corriente de Humboldt que evita la generación de huracanes", dijo, y agregó que la diferencia puede ir entre los 25 grados del agua en las zonas de huracanes y los 15 ó 16 de acá.

Para explicar el nivel que alcanza la potencia del viento, el experto dijo que era tan veloz como una carrera de Fórmula 1 con autos circulando a más de 300 kilómetros por hora. "Si uno saca la cabeza por la ventana en un auto a 100 kilómetros se siente bastante", ilustró.

Jorge Greene Jorge Greene. / Cedida

Cuando le preguntamos qué pasaría en Santiago con un fenómeno así, Greene dijo que "Dios nos pille confesados. Sería una locura. El nivel de destrucción sería devastador, si los vientos de 50 kilómetros, que ni siquiera son ráfagas sostenidas, provocan cortes de luz y caídas de árboles… En Chile tenemos estructuras fuertes antisísmicas, pero esa velocidad de esos vientos es de demasiada magnitud".

Greene agregó que en las zonas afectadas por huracanes las construcciones están hechas para soportarlos, pero también sufren con el fenómeno de las marejadas que provocan grandes inundaciones. "No es sólo el viento, también está la subida de mar que es poderosa, de alturas de cinco, seis o siete metros. Cada zona del mundo debe estar preparada para las inclemencias que enfrenta, en Santiago no estamos preparados para el viento, pero en Punta Arenas sí para 80 o 100 kilómetros", ejemplificó.

Por último el meteorólogo dijo que el cambio climático sería el responsable de que los huracanes categoría 5 sean cada más corrientes. "Lo más triste de todo es que los países que son los mayores generadores de gases de efecto invernadero no son los principales afectados, porque Bahamas, Cuba, o Puerto Rico no generan casi nada", acusó.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo