Hombre que apuñaló a Bolsonaro aún lo quiere matar "por orden" del mismísimo Dios

Adélio Bispo dijo que cuando salga libre de yapa también quiere asesinar al ex presidente Michel Temer.

Por Sebastian Foncea

El septiembre del año pasado Jair Bolsonaro fue apuñalado en el abdomen entre medio de una multitud que asistió a un acto de su campaña presidencial en la ciudad de Juiz de Fora, del estado de Mina Gerais.

Lo atacó un hombre que entonces tenía 40 años llamado, Adélio Bispo de Oliveira, quien desde entonces está privado de libertad, mientras que el ahora presidente se recuperó de la agresión en un par de semanas.

El atacante primero fue derivado a la cárcel federal en Campo Grande. El diario Folha informó que aún tiene ganas de matar a Bolsonaro, y también al ex presidente Michel Temer, porque según él sería una misión que le habría encargado Dios.

bolsonaro Captura

El medio de Sao Paulo tuvo acceso a informes siquiátricos y documentos realizados en los procedimientos judiciales del autor de las puñaladas publicadas

El hombre le dijo a los sicólogos que se sentía obligado a completar la misión de "salvar a Brasil para el cual fue elegido por Dios". Adélio cree que Temer y Bolsonaro son parte de un plan para entregar la riqueza de Brasil al Fondo Monetario Internacional, a la mafia italiana y los masones.

“Cuando me vaya, mataré a Temer. Sé donde vive en Alto de Pinheiros ”, dijo en una evaluación siquiátrica, y también mencionó que una voz ya le ordenó comprar un arma para matar al ex presidente.

Adelio

La Policía Federal también obtuvo evidencia de que Adélio buscó el perfil de otros políticos en Juiz de Fora en agosto de 2018. La información aparece en un informe de la policía basado en el historial de sitios web a los que accedió en una casa de la ciudad de Minas Gerais.

El futuro del Adelio es complicado porque se niega a recibir tratamiento para la enfermedad con la que fue diagnosticado: trastorno delirante persistente.

En cuanto al proceso por el atentado, la Justicia determinó que Adélio no es imputable por sus trastornos mentales, y ordenó su reclusión provisional en un siquiátrico hasta que los médicos determinen que no es peligroso.

Sospechamos que con los informes que se filtraron estará harto rato más en el manicomio, y eso que mucha gente le desea mal a Bolsonaro desde varios lugares del mundo.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo