40 horas ¿En qué está el proyecto y qué opina la gente? Después del Dieciocho van a empezar las conversaciones

La semana pasada fue aprobado el proyecto en la Comisión de Trabajo.

Por Constanza García Tironi

La votación del proyecto de ley para reducir la jornada laboral a 40 horas semanales pasó a su discusión en sala. La discusión en sala de diputados va a quedar agendada para después del dieciocho, durante las dos primeras semanas de octubre. 

La forma de tramitar las leyes de forma más rápida es por medio del presidente, poniéndole urgencia a la legislación de programas del gobierno. Cuando un proyecto de ley presentado por una moción parlamentaria, no se puede exigir más rapidez a menos que lo haga el presidente. La propuesta de ley tiene que pasar a la lista de espera con el resto de los proyectos que se están legislando en el Congreso. 

Por esto, las novedades del proyecto estarán en pausa por al menos un mes.

¿Qué opina la ciudadanía?

La encuesta ciudadana, Cadem, un 71% de las personas encuestadas está de acuerdo con el proyecto que busca reducir la jornada laboral a 40 horas. Además, la gente no está de acuerdo, con un 60%, de la posibilidad del veto del presidente Piñera, después que declarara que la iniciativa es inconstitucional y que va “a recurrir a todos los instrumentos que estén a mi alcance para que se respete la Constitución”.

Los encuestados consideran que de aprobarse la ley afectaría positivamente en el tiempo libre de los trabajadores, su productividad, la creación de empleos, en su lugar de trabajo y también en la economía del país. Lo que consideran que sí se vería afectado con 47% son las Pymes y un 48% cree que los sueldos de los trabajadores también estaría perjudicado. 

A pesar de la creencia de que podría afectar los sueldos, hay bastante apoyo al proyecto.

Ex bancada de economía

Los ministros de hacienda y economía del gabinete de la ex presidenta Michelle Bachelet creen que hay que tomarse ambos proyectos, el de las 40 horas o el de flexibilidad laboral, con más cautela. 

Luis Felipe Céspedes y Rodrigo Valdés recalcaron que con la situación económica actual no es muy buena idea legislar este tipo de iniciativas. Por medio de ejemplos históricos, como la baja de la bencina a finales del gobierno de Frei Ruiz-Tagle mientras los precios al exterior subían. 

Valdés recalcó de que estos proyectos responden a populismos y que no se podía “saltarse algunas leyes económicas que son como la ley de gravedad”. Céspedes también dijo que era importante tener otras conversaciones entorno al trabajo, pero agregó que “al final la gente no va a tener mayor bienestar económico a futuro”.

La división entre gobierno se ha hecho más clara con la Democracia Cristiana inclinándose de nuevo hacia la izquierda y la discusión en Cámara del proyecto en octubre dará luces de cómo se va a desenvolver el futuro de la jornada laboral.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo