Elección de Israel se encuentra en un punto muerto

Metro investiga qué esperar de los resultados no concluyentes de la encuesta y de la lucha de los aspirantes a primer ministro para formar una coalición mayoritaria

Por Miguel Velázquez

Informes recientes indican que aún no ha surgido un claro ganador de las elecciones de Israel dejando al partido Likud, del actual primer ministro, Benjamin Netanyahu con 31 escaños, mientras que su oponente Benny Gantz, de la coalición Blue and White, cuenta con 32 escaños en el Knesset (parlamento).

“En 6 meses, los votantes israelíes fueron a votar dos veces. Los resultados en ambas campañas no cambiaron mucho, pero en una situación de estancamiento, incluso un pequeño cambio es significativo ", explicó a Metro Gabriel Weimann, profesor de comunicación en la Universidad de Haifa, Israel. "Netanyahu no puede formar una coalición como lo hizo en los últimos 10 años, su ‘bloque’ no alcanzó esta vez los 61 escaños deseados (de 120 escaños en la Knéset)".

"Dos campañas electorales divisivas y tóxicas en el espacio de 5 meses reflejan una sociedad fragmentada y el intento deliberado de un primer ministro de profundizar estas divisiones para su propio beneficio político"
– Yossi Mekelberg, profesora de relaciones internacionales en la Regent's University de Londres, Reino Unido.

Eso significa que aún no se sabe quién se convertirá en el nuevo Primer Ministro, lo que hace probable el llamado gobierno de unidad.

“Existen dos ganadores: la democracia israelí, desafiada por una campaña amarga y un electorado muy dividido y; sin embargo, sobrevivió; y Avigdor Lieberman (político israelí nacido en la Unión Soviética y líder del partido nacionalista secular Yisrael Beiteinu (Israel Nuestro Hogar), es quien determinará quién puede formar una coalición. Ahora es ‘el hacedor de reyes’.

Si no se forma el gobierno, los israelíes podrían ser convocados nuevamente a las urnas, lo que sería la tercera vez en menos de un año.

"Ese es el escenario que nadie del pueblo de Israel desea, lo que obligará a los políticos a encontrar otra solución, probablemente en forma de un gobierno de unidad nacional (primeros ministros rotativos)", concluyó Weimann.

Preguntas y respuestas con…

¿Cuál es su evaluación de la elección en Israel?

– Ha producido resultados menos que concluyentes. Fueron unas elecciones inusuales que surgieron tan pronto de las últimas cinco meses atrás, que no arrojaron resultados concluyentes ni un gobierno de coalición. El día de las elecciones fue la punta del iceberg de una campaña electoral muy divisiva instigada principalmente por el primer ministro Netanyahu, quien luchó no solo por su carrera política, sino también para evitar su acusación por tres casos de corrupción muy graves. Esta elección, más que en el pasado, fue casi un referéndum sobre el fracaso del primer ministro Netanyahu. Israel todavía está tratando de digerir los resultados.

¿Hay algún resultado?

– Nadie ganó esta elección como tal, pero algunos salieron mejor que otros. Los resultados pueden indicar el final de la era de Netanyahu. El Likud y Netanyahu -como su líder- no lograron alcanzar un bloque de 61 escaños en la Knéset. Dos partidos que lo hicieron bien fueron: primero Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), dirigido por Avigdor Lieberman, que casi duplicó su poder a 9 escaños y convirtió a su líder en el ‘creador del rey’ más probable, y el ganador es la Lista Árabe Conjunta, que aumentó su número de escaños de 10 a 12, y puede tener más influencia en los asuntos políticos israelíes.

Yossi Mekelberg profesor de relaciones internacionales en la Regent Yossi Mekelberg, profesor de relaciones internacionales en la Regent"s University London, Reino Unido / Foto: Cortesía

 

 

La participación aumentó en un 1.5% desde las elecciones de abril. ¿Qué significa eso?

– El aumento de la participación siempre es una buena noticia, especialmente porque vemos una disminución constante en la participación en todo el mundo democrático. Sin embargo, esto fue solo un aumento marginal, y considerando cuán crucial fue esta elección para el futuro de Israel, es decepcionante que a pesar de la gravedad de la situación, el 30 por ciento de los elegibles para votar decidieron no ejercer su derecho democrático y su deber cívico.

¿Qué sucede si Benjamin Netanyahu pierde?

– Es una posibilidad realista que el primer ministro Benjamin Netanyahu no pueda formar el próximo gobierno de coalición. También es posible que, en espera de una audiencia, el primer ministro israelí sea acusado de tres casoss de corrupción e incluso si se le pide que forme una coalición, habría una creciente presión sobre su renuncia. Hay bastantes escenarios para formar un gobierno, no todos incluyen Netanyahu. Esto permitiría una amplia coalición entre Blue & White dirigida por Benny Gantz y Likud que también podría incluir a Israel Beitenu. Hay otros escenarios de coaliciones estrechas que incluyen la extrema derecha y / o la ultraortodoxa, pero pueden no durar toda la duración de la Knéset.

¿Qué sucede si el gobierno no se forma?

– No está fuera de alcance la posibilidad de que el estancamiento continúe, pero si tiene una baja probabilidad. Tanto el país como los políticos están exhaustos y hartos de la campaña constante, que en la mayoría de los casos es negativa y, en consecuencia, agotadora. Sin embargo, una tercera elección en menos de un año sigue siendo una opción, si un gobierno no se forma dentro del plazo permitido por la ley para formar uno.
###

CITA:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo