“Queremos que la moda construya la paz ”: La marca de ropa hecha por excombatientes de las Farc

Muchos de los reincorporados de la antigua guerrilla vuelven a cumplir sus sueños de crear piezas a través de su propia marca.

Por Luz Lancheros

Algunos de ellos, en la guerrilla, llegaron a estar hasta 21 años. Hombres y mujeres que desde su adolescencia y juventud tomaron las armas y militaron en varios frentes, en varios lugares que fueron tierra de nadie, pero que al llegar los Acuerdos de la Habana, se cansaron del sinsentido de la guerra.

De esta manera se reincorporaron: no solo volvieron a estar con los suyos, sino también han buscado, desde entonces, la forma de mostrar los talentos (y también de cumplir sus sueños) que tenían antes de cargar fusiles. Uno de ellos fue la moda. Y el pasado 18 de septiembre, en el marco de #DiaPaiz, iniciativa de la Universidad de los Andes que honra a las víctimas del conflicto armado y a sus reincorporados a través de diversas manifestaciones culturales, la cooperativa de reincorporados Tejiendo Paz, en alianza con la marca  Manifiesta Hecho en Colombia, presentaron su colección de prendas, hechas por ex combatientes, en el evento llamado #PAZarela.

View this post on Instagram

Esto somos, una nueva apuesta para construir paz en Colombia. Desde el ingenio hasta la confección es hecha por nosotrxs mismxs, para que ustedes reciban prendas cargadas de conciencia y propósito. El día 18 de septiembre logramos mostrarle al país e incluso a medios internacionales nuestras prendas, las que hoy no solo son tela, son la historia de un país que quiere paz y que la está construyendo. Queremos apostarle a un mundo diferente, donde no quepan las diferencias y sobretodo que exista reconciliación. Con #PAZarela quisimos mostrar todo esto pues ¡estamos cumpliendo! Desde la moda como nuestro acto político. No nos queda más que agradecerle a @uniandes por el espacio en el Día PAIZ y a todxs ustedes por creer en el proyecto de la paz, también a quienes voluntariamente estuvieron en cada detalle; modelos, logística, música, fotos, en fin. Sigamos aportando al postconflicto desde lo más común, nuestra ropa. ❤️🌹🕊

A post shared by Manifiesta (@manifiesta.col) on

Su mensaje es claro: ellos quieren cumplir con los acuerdos. Y a través de kimonos, blusas, ruanas y accesorios, entre otras piezas, desean mostrar que no solo tienen la voluntad de construir paz, sino de crear un negocio sostenible en todos los sentidos. 

“Ya llevamos dos años largos con este producto que ahora promocionamos. Son kimonos largos y cortos. Empezamos con muy poco y hemos hecho una producción escalada y gracias a unas compañeras que nos brindaron la oportunidad, hemos podido visibilizar nuestra producción”, le explicó a PUBLIMETRO Gonzalo Beltrán, quien estuvo 14 años con las Farc.

“En la alianza que tenemos con Manifiesta, nuestras compañeras Ángela y Sara consiguen las telas en Bogotá y nosotros nos encargamos de cortar, coser, producir y enviar a Bogotá. Ahora vendemos en el espacio territorial y en redes sociales. Ahora darnos a conocer es lo más importante y la ropa que hacemos está enfocada para la juventud, para que se empodere del proceso de paz y ayude también a la implementación de los acuerdos. Queremos que construya la paz”, añade.

Esto lo logramos solos. Y el mensaje que queremos mandar es que a pesar de que hay una verdadera lentitud en la implementación del acuerdo, con el apoyo de la sociedad civil e instituciones esto podría ser más grande.

Pero el negocio ha tenido dificultades, como todos. Ene su caso, específicamente con la lentitud de la implementación de los acuerdos. Tejiendo Paz, en alianza con Manifiesta Hecho en Colombia, se desarrolla en el espacio de reincorporación de Icononzo y las prendas se consiguen en las redes sociales de Manifiesta, tanto en Facebook como Instagram. Y si bien ya la marca ha estado en plataformas como Colombiamoda y en AgroExpo, así como en ferias artesanales, muchos de los socios han tenido que poner de su propia bancarización (la renta básica que el Estado colombiano da a los reincorporados, 700 mil pesos) para que el negocio funcione. Y lo ha hecho con las uñas, ya que no hay voluntad, pero sí una pasmosa lentitud, para la implementación de los acuerdos en cada una de las cooperativas para que los reincorporados puedan desarrollar sus propios emprendimientos.

“En el proyecto productivo no se han aprobado diferentes cosas que tiene el procedimiento y hemos tenido dificultades en la construcción del taller, porque no tenemos la tierra y no tenemos una red eléctrica constante y nos han puesto trabas en la ejecución por eso. Hace falta voluntad. Dicen, en la ley que van a cumplir, pero en la realidad, poco avanzan en la implementación de los acuerdos”, explica a PUBLIMETRO Jimmy Rodríguez, quien es operario de máquina plana y tenía experiencia en confecciones, quien aún contra viento y marea, como todos sus compañeros, le apuesta a este emprendimiento y quiere seguir creciendo con él, así sea con las uñas.

Pero lo más importante, es el mensaje que dan. Y esto él, como sus compañeros y quienes les ayudan, lo tienen claro. Sobre todo, por el recibimiento que han tenido en la sociedad civil.

 

“Aquí seguimos, cumpliéndole a Colombia”

“Esto lo logramos solos. Y el mensaje que queremos mandar es que a pesar de que hay una verdadera lentitud en la implementación del acuerdo, con el apoyo de la sociedad civil e instituciones esto podría ser más grande. Pero, de igual manera, el recibimiento de la sociedad colombiana ha sido gratificante y la gente no solo ha estado interesada en las prendas sino en las historias que hay detrás de ellas”, le explica a Publimetro la emprendedora Ángela María Herrera, quien trabaja con la marca, es politóloga y capacitó en márketing online a la población reincorporada. También fue quien le dio al negocio su modelo sostenible, al hacer las prendas con telas que no tuvieran impactos ecológicos, que ella escoge y que junto con otras personas usa para diseñar las prendas. Así, entre los estudiantes voluntarios y los reincorporados se dividen el trabajo de construir diariamente la marca a nivel virtual y real.

Y ella, como muchos jóvenes, cree en cómo la moda puede ser símbolo de reconciliación. “Tengo 24 años y para nuestra generación este es el primer proceso de paz. Éramos nosotros los que teníamos que entrar a defender este proceso, ya que había mucha incredulidad entre los adultos. Así que con el emprendimiento de moda, tomé la decisión de trabajar con la población reincorporada apoyando el proceso de paso de la guerra a la vida civil”, explicó. 

 

 “Muchos soñábamos con ser diseñadores de moda desde que estábamos en la guerrilla”

Otra mujer joven estuvo desfilando en la pasarela. Fue la excombatiente Milena Reyes, quien estudia comunicación social y estuvo 14 años en la guerrilla. Actualmente, con 30 años, se ha convertido en una de las voceras principales del proyecto. “Manifiesta nos ha ayudado y nos ha dado la mano por medio de la costura en la tela para dejar plasmados esos sueños que muchos traíamos y tenemos desde la época de la guerilla. Muchos soñábamos con ser diseñadores de moda desde que estábamos allí y muchos de nuestros compañeros eran sastres ya en la guerrillla, hacían nuestra ropa”, narró a PUBLIMETRO.

Reyes, al igual que sus compañeros, no tiene ningún conflicto ideológico con el hecho de crear prendas. Sabe cuán poderosa puede ser la moda como elemento político de reconciliación. Y así lo reafirma: “ La moda no es solo una cuestión capitalista, con nosotros da un mensaje: por la guerra, nuestros sueños quedaron aplazados, pero ahora aplicamos lo que pudimos aprender y lo comunicamos con ustedes. Y esto también lo hacemos para decirles que a pesar de las dificultades internas que hemos tenido, la mayoría, el 92% de nosotros está cumpliéndole a Colombia. Y nuestra marca saldrá cada temporada (esa es la idea), para seguir mandando el mensaje de que este es el compromiso que adquirimos los excombatientes con el país. La moda sirve para mostrar lo que queremos. Y los sueños que anhelamos”.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo