¿Te niegas a dejar el auto en casa? lee esto: el sector más rico en Santiago contamina 6,7 veces más que los pobres por el abuso del transporte privado

Un estudio de inequidad en movilidad deja en evidencia que el quintil más rico usa 5,3 veces más el auto que el más pobre. El grupo usa 7 veces más petróleo y aporta más de 17 mil toneladas de contaminantes al año.

Por Gabriel Arce

El calentamiento global es el tema del momento. Si bien la mayor culpa radica en las obscenas emisiones de CO2 de las grandes potencias y la mega industrias de consumo, vale preguntarse qué están haciendo las personas para mejorar la situación. La pregunta es ¿todos deben cargar con la misma culpa?

El Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) publicó este año un paper sobre la inequidad de la movilidad urbana en Santiago (aquí brief en español), y que tiene cifras demoledoras. Una de las más impactantes, es que los más acomodados de la capital contaminan casi 7 veces más que el grupo más pobre. ¿La razón? el abuso de los sectores más acomodados por preferir el auto privado.

Que el quintil más alto rehuse subirse a la micro o el metro no sólo genera atochamientos en las calles. Se estima que los automóviles y buses emiten al año en Santiago la colosal cifra de 48.400 toneladas de contaminantes, sin embargo, apenas un 10% tiene que ver con los buses, mientras que el resto corre por los autos.

De ese total, el quinto quintil (20% con mayores ingresos) contribuye poco menos de 17 mil toneladas de contaminantes, mientras que el primer quintil (20% más pobre) aporta menos de 2 mil toneladas en huella de carbono. Eso se explica, en gran medida, porque el estudio también demuestra que el uso de, automóvil en el quintil más rico es 5,3 veces mayor que en el quintil más pobre.

"El objetivo del artículo fue poner la relevancia de las brechas que existían entre grupos y todo el daño que provoca el uso indiscriminado de autos", explica Ignacio Tiznado, experto del Cedeus y uno de los autores del estudio.

El ingeniero en transporte indica que hay "una brutal diferencia de eficiencia energética de los distintos medios de transporte. En Santiago hay una tasa de ocupación de 1,5 personas por auto. Eso es menos eficiente que un bus con 6 personas o que cada vagón de metro transporte sólo a 4".

baquedano Baquedano desde el aire. / Aton Chile

A futuro

Por día, en la capital se usan unas 5.300 toneladas de petróleo, la gran mayoría (91,3%) por parte de los autos. Eso, cruzado con la cantidad de viajes, indicaría que el quintil más rico consume 7 veces más combustible que el primer quintil.

Para los expertos, el desafío inmediato es evidente: hacer más atractivo el transporte público, fomentar la multimodalidad de transportes y, sobre todo, desincentivar el uso del auto.

"Es importante que los planes próximos no tengan esta contradicción de invertir en transporte público o nuevas ciclovías, pero que por otro lado se promuevan proyectos que incentivan el uso del automóvil. A uno se le viene a la cabeza de inmediato la autopista Vespucio Oriente", ejemplifica Tiznado.

uso del auto Crédito: Juan Correa.

Juan Correa, geógrafo y académico adjunto de la FAHU de la U. Chile, coincide en el diagnóstico del investigador. "Para mí es clave diversificar la matriz de transporte, la multimodalidad. Eso se traduce en más inversión al transporte público. Pero es un hecho que el Estado gasta más en autopistas que en corredores de buses".

El geógrafo sostiene que lo más difícil en la ecuación es "bajar al rico del auto". Una de sus propuestas es "quitarle espacio al auto en la ciudad", con ciclovías y vías exclusivas para buses.

"En eso los europeos ya vienen de vuelta. En ciudades como París tener un auto es carísimo, por los impuestos al combustible y la tarificación vial en ciertos sectores. Se compensa con un transporte público de excelente calidad. Tarde o temprano los quintiles más altos se van a bajar del auto", afirma Correa.

Otro elemento a tener en cuenta es que casi la mitad de los viajes en auto por Santiago son en trayectos de menos de 5 kilómetros. Es decir, un alto porcentaje bien podría ser reemplazado por la caminata o bicicleta. Un ejemplo: el quintil más rico realiza el 50% del total de sus trayectos en auto, y sólo un 20% en caminata.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo