"Peruzuela": el lamento de los cuestionados parlamentarios tras cierre del Congreso

Tras el cierre del Congreso, el presidente Martín Vizcarra fue apoyado tanto por la policía y las fuerzas armadas como por la ciudadanía

Por Francisca Herrera

Ayer los peruanos despertaron conmocionados para vivir lo que prometía ser una agitada jornada luego de que el lunes, por la tarde,  el presidente constitucional Martín Vizcarra disolviera el Congreso y en respuesta éste decidiera suspender al mandatario e “investir” a la vicepresidenta Mercedes Aráoz como presidenta encargada.

Las calles que rodean tanto al Parlamento como a la casa de gobierno permanecieron cerradas y con un estricto control policial que permite sólo el acceso de la Comisión Permanente, compuesta por 27 integrantes y en funciones tras la disolución, y a los funcionarios públicos que allí laboran. Se les ha prohibido el ingreso a la prensa y a los congresistas, sin embargo, algunos se encontraban en las dependencias tras pasar la noche en el recinto.

Vizcarra buscaba que el Congreso escogiera a los  integrantes del Tribunal Constitucional (TC), pero añadiendo rigurosos filtros para su elección con el fin de evitar la corrupción, pero el Parlamento hizo caso omiso al pedido y eligió a uno de ellos. Esa actitud provocó el cierre del Legislativo.

“La disolución inconstitucional del Congreso era parte de la agenda de la izquierda radical chavista que ahora pretende convocar un Congreso constituyente para dejar sin efecto la Constitución actual vigente al mismo estilo de gobiernos dictatoriales como Venezuela, Nicaragua y Bolivia”, declaró a la prensa presente el congresista Salvador Heresi, quien era segundo vicepresidente del Legislativo y ahora miembro de la comisión especial, junto con asegurar que es el paso inicial para que Perú caiga en manos del “comunismo chavista”.

Los legisladores, quienes en su mayoría se niegan a aceptar la decisión, perdieron su estatus diplomático y la protección de las fuerzas de seguridad propias del cargo.

A su vez, el presidente del ex Parlamento, Pedro Olaechea, quien también es presidente de la Comisión Permanente, al mismo tiempo que defendió la elección de su primo el lunes como miembro del TC dijo no entender “cómo el Congreso es corrupto” y acusó al mandatario de “emplear” a algunos medios de comunicación para desprestigiar al poder que precedía. “Hemos venido teniendo una campaña de que el político peruano es corrupto, cuando todos los casos han estado en la rama Ejecutiva”, sentenció.

Las declaraciones de Olaechea a la prensa internacional tuvo que ser interrumpida luego que manifestantes afuera del Congreso agredieran al parlamentario Carlos Tubino lanzándole un cono de tránsito. “Fui agredido gracias al descriterio de la policía, ya que al llegar a varias barreras alrededor del Congreso, se negaban por lo menos a resguardarme”, señaló el agredido.

Decenas de peruanos comenzaron a apostarse detrás de las rejas para apoyar por segundo día la decisión de Vizcarra. Tanto los jefes de la Policía Nacional como las autoridades de las Fuerzas Armadas, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea llegaron al Palacio de Gobierno a entregar su respaldo al mandatario.

Por el contrario, Aráoz no recibió apoyo de ninguna institución pública, salvo del Parlamento luego de que fuera disuelto.

Fin del último "show" del congreso peruano: Mercedes Aráoz declina la "presidencia interina" y renuncia a la vicepresidencia

"Espero que mi renuncia conduzca a la convocatoria de elecciones generales en el más breve plaza por el bien del país", explicó la funcionaria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo